ROOIBOS

El Rooibos, una Infusión Saludable, Sustituta del Té y del Café

Cuando la cafeína es un problema, una infusión basada en Rooibos puede ser una opción saludable, fuente natural de antioxidantes, libre de kilojulios, sin carbohidratos ni grasas y muy bajo sodio.

Por Redacción

jueves 24 de febrero, 2022

El Rooibos se produce a partir de las finas hojas en forma de aguja y tallos de la planta sudafricana Aspalathus linearis, “arbusto rojo” en idioma afrikáans, de la familia de las leguminosas, como la retama, con la que comparte el color de su flor: el amarillo.

Se prepara como cualquier otra infusión, agregando agua caliente a las hojas; su sabor es dulce, tiene un aroma ligeramente afrutado, es suave y agradable, por lo que la mayoría de los paladares no necesitan endulzarlo. Más aún si se prepara con una presentación de tipo blend, combinado con frutas desecadas, chocolate o cacao, especias o pétalos de flores.

Contiene 9 minerales esenciales: calcio, potasio, magnesio, hierro, zinc, sodio, cobre, manganeso y fluoruro. Esto hace que se trate de un gran alimento aun cuando se lo consuma sin ningún agregado.

La infusión se puede tomar caliente o frío; incluso se pueden preparar helados saludables con base de Rooibos. Frío, es una excelente bebida para quitar la sed después de hacer actividad física o de situaciones de estrés ya que tiene una proporción ideal de sodio y potasio; además, combina muy bien con jugo de frutas por sus características organolépticas. Caliente, puede ser preparado con leche o agregado de crema.

Sudáfrica consiguió en 2021 que la Unión Europea incluya a este producto en el régimen de calidad D.O.P., Denominación de Origen Protegida (Protected Designation of Origin, PDO). Así, igual que el champagne que no procede de la región francesa de Champagne es comercializado como vino espumoso, no se puede comercializar ningún producto con nombre Rooibos o “Red Bush” si no ha sido producido en todas sus fases en Sudáfrica y cumple con ciertas normas de calidad, ¡Toda una garantía!

Para que un producto sea incluido en el registro de indicaciones geográficas de la Unión Europea, se debe demostrar que tiene un fuerte vínculo con el lugar dónde se produce, tal como ocurre con el Rooibos que es una especie del fynbos sudafricano, formación vegetal de grandes matorrales dentro del Reino florístico del Cabo, uno de los únicos seis reinos florales reconocidos del mundo. Allí, los lugareños nómadas Khoisan de la región de Cederberg del Cabo Occidental consumían una infusión refrescante, usada en su medicina tradicional, conocida como “té de montaña” desde varios siglos atrás.

Según el Consejo Sudafricano de Rooibos (South African Rooibos Council, SARC) a principios del Siglo XX, un inmigrante ruso de familia de comerciantes de té, conoció el Rooibos y lo introdujo al resto del mundo en su versión silvestre. En la década del ’30 un médico y botánico, el Dr. Nortier, junto a un agricultor local establecieron las primeras plantaciones sostenibles. Actualmente, la variedad mejorada de Rooibos Nortier, derivada de la planta silvestre es la que se cultiva en plantaciones comerciales.

Treinta años después, las propiedades del Rooibos comenzaron a llamar la atención de la comunidad científica al punto de que, al día de hoy, hay un amplio reconocimiento a sus propiedades. En Japón, uno de los lugares donde más se consume, el Rooibos es conocido como “el té de la larga vida” ya que es considerado una bebida que frena el envejecimiento.

Según el SARC, el Rooibos es una buena fuente de antioxidantes y es la única fuente conocida de aspalatina, un potente antioxidante que podría desempeñar un papel en la lucha contra varias enfermedades relacionadas con el estilo de vida. A diferencia de la Camellia Sinensis (planta del té), el Rooibos está naturalmente libre de cafeína, ¡Nada de cafeína! y, por lo tanto, el Consejo lo considera adecuado para niños, bebés y madres lactantes quienes se verían favorecidos por su aporte en minerales y en vitamina C que fortalecen el sistema inmune y protegen de enfermedades respiratorias.
Ha demostrado, dice, tener propiedades para combatir el cáncer y nuevas investigaciones apuntan a que puede desempeñar un buen papel en la promoción de la salud del corazón y la prevención de la diabetes al tiempo que tiene, a diferencia de otras infusiones, bajas cantidades de taninos (polifenoles vegetales astringentes de sabor amargo que interfieren con la absorción de hierro en el cuerpo).

Para Ernest du Toit, portavoz del Rooibos Council, se ha demostrado que el Rooibos tiene beneficios que aumentan el rendimiento deportivo. Según ha dicho, los atletas se benefician con los antioxidantes de la infusión que combaten la inflamación y estimulan la circulación y por su alta concentración de magnesio y zinc, importantes para el aguante y la capacidad de recuperación del cuerpo, junto con el calcio, magnesio y manganeso, vitales para la salud de los huesos, al tiempo que ayuda al cuerpo a absorber hierro mejorando el suministro de oxígeno a los músculos, fundamental en carreras de resistencia.

La SARC también hace recomendaciones para el uso de Rooibos en belleza pero a este tema lo abordaremos en un próximo artículo.

  • Cómo preparar una taza de Rooibos
    Calentar el agua a casi a punto de ebullición (alrededor de los 90 grados)
    Verter el agua caliente sobre las hebras colocadas en un infusor. Una cucharadita de Rooibos por taza a preparar (aproximadamente 3 gr para una tasa de 200 ml de agua, 15 gr para una tetera de litro).
    Dejar en reposo de 5 a 7 minutos con la taza o tetera tapada para infusionar.

No pierde su aroma ni sabor aunque se mantenga tibio durante horas.

  • Rooibos Refrescante
    Preparar Rooibos con una ración doble de hebras. Por ejemplo, 15 gr con ½ litro de agua caliente.
    Dejar enfriar y agregar hielo.
    Para resaltar algún sabor se puede agregar una rodaja de naranja o limón o alguna especia o hierba como puede ser menta, anís o cardamomo.

Se puede mantener hasta dos semanas en la heladera. Se puede volver a calentar y enfriar varias veces; a diferencia del té no desarrolla gusto amargo.

Sugerencia: Tomar la precaución de elegir un infusor que tenga los agujeritos bien finos porque sus hojas suelen ser más pequeñas que las del té en hebras de buena calidad. Otra opción es colarlo antes de tomar.

Lucía Malbernat, Titular OrienTés, Casa de tés en hebras
Patagones 495 / Av. Jara 561, Mar del Plata
orientesmdq@gmail.com
https://orientes.com.ar/

Comentarios