La oposición se retiró del recinto mientras Alberto Fernández pronuncia su discurso en el Congreso

Varios diputados se fueron de la sesión especial en repudio a las críticas del Presidente a la gestión de Cambiemos, sobre todo por el acuerdo con el FMI.

Por Redacción

martes 1 de marzo, 2022

El presidente Alberto Fernández abrió hoy el período 140° de sesiones ordinarias en el Congreso. Comenzó a las 12, y marcó el reencuentro público con Cristina Kirchner luego de muchos meses. Durante su discurso el mandatario informó sobre los detalles del acuerdo con el FMI y relance su gestión, tras dejar atrás la pandemia, las elecciones y las crisis internas del Frente de Todos.

Cuando el Alberto Fernández comenzó a hablar sobre el acuerdo y la negociación con FMI comenzaron los primeros enfrentamientos con la oposición, con diputados como Waldo Wollf y Cristian Ritondo.

“Pido permiso para seguir”. Un breve cruce entre diputados de oficialismo y oposición obligó al Presidente a interrumpir su discurso. “Yo no miento, Alfredo, me conocés”, replicó Alberto Fernández ante las críticas del ex gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo.

Cuando el Presidente endureció sus críticas hacia la gestión de Mauricio Macri y de Cambiemos, parte de la oposición se retiró del recinto de sesiones, en medio de gritos y críticas.

El punto de mayor tensión en el Congreso se produjo  luego de que el Presidente recordara que firmó el año pasado el Decreto 8/2021, en el que instruyó a la Procuración del Tesoro para que “iniciara una querella criminal tendiente a establecer la verdad y las responsabilidades sobre este endeudamiento”, y que involura a Mauricio Macri y parte de su gabinete.

“Este Acuerdo tampoco releva al Poder Judicial de avanzar en esa investigación. Los argentinos y las argentinas tienen el derecho de saber como ocurrieron los hechos y quienes fueron los responsables de tanto desatino”, exhortó.

Alberto Fernández recordó que la deuda original con el FMI era por un monto de 57 mil millones de dólares, y que desde el inicio de su mandato renunció a “recibir alrededor de 12 mil millones de dólares” de ese compromiso para no “hacer crecer aún más semejante deuda”.

“El dinero que ingresó de ese préstamo no fortaleció las reservas del Banco Central porque fue enteramente utilizado para pagar deuda externa insostenible y financiar la fuga de capitales. No quedó nada del dinero recibido en Argentina. Ni un puente ni una carretera. Sólo nos quedó una deuda externa impagable”, afirmó sobre cifras que “no tienen precedentes en la historia universal de la economía moderna”.

“Me hubiera gustado que el gobierno anterior no hubiera recurrido en 2018 al FMI y muchos menos en las condiciones que ya describí”, sentenció.

Comentarios