Kreplak dijo que en mayo se analizará el retiro de los barbijos en las aulas

El ministro de Salud bonaerense dijo que si, cuando comiencen los primeros días de frío, no se produce un nuevo brote de COVID-19, propondrá analizar la medida a nivel nacional

Por Redacción

miércoles 16 de marzo, 2022

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, adelantó que, si no se produce un nuevo pico de casos de COVID-19 en el próximo mes y medio, en mayo propondrá a nivel nacional que se autorice el retiro de los barbijos en las aulas para todas las escuelas.

Actualmente, el criterio de uso de barbijo es diferente según el distrito. En territorio bonaerense, deben utilizarlos los alumnos desde el primer grado, tal como indica el protocolo Aula Segura dispuesto por el Ministerio de Educación de la Nación. En la Ciudad de Buenos Aires las autoridades educativas dispusieron evitar la obligación del uso de tapabocas para los niños del primer ciclo de primaria porque considera que es una barrera para la alfabetización.

“El barbijo deberá ser utilizado correctamente en las aulas, tapando nariz, boca y mentón. Además tiene que estar bien ajustado a la cara durante toda la jornada educativa en espacios cerrados, mientras que en lugares abiertos no se requiere su uso pero se aconseja mantener la distancia en ese contexto”, indica la reglamentación nacional.

En ese sentido, Kreplak, en diálogo con Urbana Play, dijo esta mañana que desde el inicio de las clases “no hubo un impacto del coronavirus” en cuanto a un aumento brusco de contagios, pero “seguimos con las medidas de ventilación, de barbijo” y distanciamiento. “Es cierto que ha hecho calor desde que empezaron las clases” por lo que se deberá observar qué ocurre cuando comience el frío.

“Hay que observar lo que sucede en el momento peor de la epidemia que está por venir, como todos los años. En otros años también el peor momento de contagio en enfermedades respiratorias es lo que está por venir” con la llegada de los días fríos. “Así que hay que observar unas semanas más a ver qué sucede. Si vemos que en unas semanas de frío la pandemia no vuelve a aumentar ahí, por supuesto, que se va a poder sacar de las aulas” el barbijo, manifestó.

“Yo pensaría en analizar todo el mes de abril, en marzo venimos bien. Si el mes de abril sigue igual y ya empieza el frío, quizá proponerlo y discutirlo a nivel nacional a ver si se retira” el tapaboca de las aulas, dijo.

Por otra parte, el ministro llamó a todas las personas que aún no se aplicaron la tercera dosis a que se acerquen a los vacunatorios. En la provincia de Buenos Aires “tenemos algo más de 7 millones de personas vacunadas” con tres dosis o dosis de refuerzo y “tenemos 16 millones con la primera dosis, así que el objetivo de máxima sería poder llegar a que esos 16 millones de personas” cuenten con la vacunación completa.

“El riesgo que tenemos de un nuevo brote es ahora, en el mes de abril y mayo (que comienza el frío), así que hay que estar protegidos para ese momento” para que no vuelva a ocurrir, “como en el verano, que aparecieron muchos casos y la gente se acordó que le faltaba la segunda dosis” porque de esta manera “llegamos tarde ya que hay que darle tiempo al cuerpo para generar la inmunidad por lo que hay que aprovechar ahora” a aplicarse la dosis que falta, recomendó.

Respecto de la aplicación de una cuarta dosis, Kreplak señaló que se está mostrando que “no da más beneficios, por eso no se justifica”. Las únicas personas que recibirán una cuarta aplicación serán quienes “necesitaron tres dosis para completar su esquema original, que son los que tienen alguna enfermedad de inmunocompromiso o los que recibieron Sinopharm, que son los mayores de 50 años”. Estas personas, subrayó se les aplicó una tercera dosis, que “no es un refuerzo, para cumplir el mismo objetivo que el resto cumplimos con dos dosis”. Por lo tanto son grupos que “tienen a su disposición una cuarta dosis que ya está autorizada, una vez que se cumplan los cuatro meses” desde la tercera aplicación.

En resumen, dijo la vacunación debe ser de dos dosis para los niños de 3 a 12 años, de tres dosis para los mayores de esa edad y de cuatro dosis para quienes tengan enfermedades que les afecta el sistema inmunitario o tengan más de 50 años y hayan recibido las dos primeras dosis de la vacuna de virus inactivado de Sinopharm.

Comentarios