"Cuá Cuá": el centro cultural que mutó en comedor para ayudar al barrio Santa Rosa del Mar

Ubicado en calle 38, al sur de Mar del Plata, el comedor "da un plato de comida y contiene" a quienes más lo necesitan.

Por Redacción

sábado 19 de marzo, 2022

En el marco del mes de la Mujer las referentes del comedor “CUÁ CUÁ” ubicado en el barrio Santa Rosa del Mar, al sur de Mar del Plata, en la calle 38 y 431, dialogaron en “Primera Tarde” programa emitido por Radio Mitre Mar del Plata (FM 103.7).

Susana Figueroa, impulsora de este comedor explicó que “esto lo inicié por una necesidad propia, empecé en un carro juntando cartón con mi marido, él se quedó sin trabajo y no sabíamos que hacer. En ese momento no existían lugares como el que tenemos actualmente nosotros de contención, donde escuchamos y aportamos un plato de comida”.

“Nosotros vivimos en un barrio que las personas viven del pescado ó del predio de disposición final, dos cosas que se cerraron en plena pandemia. El que vivía de changas no existían porque estábamos todos aislados y por ese motivo se agrandó la gente que necesitaban. Trabajamos con el servicio Social de la salita y en ese momento nos avisaban que una familia estaba aislada y las chicas iban dejaban las viandas afuera y durante los días que ellos tenían que estar aislados y les garantizábamos la comida. Gracias a las vacunas, la gente no nos necesita tanto, pero seguimos estando. Tenemos que laburar mucho el barrio”, agregó.

Asimismo, mencionó que “estamos en diversos comedores que fueron surgiendo durante la pandemia, lo que teníamos anteriormente eran centros culturales que con la pandemia se transformaron en comedores. Estuvimos en las primeras filas con las cocineras de la economía popular y ahí estuvimos, poniéndole el hombro a las ollas para seguir adelante. Nosotros tenemos un galpón en Santa Rosa del Mar que es al sur de la ciudad”.

Resaltó, además que “trabajar con los chicos de esos barrios tan vulnerados es hermoso, tienen cosas que otros niños no tienen. El comedor “CUÁ CUÁ” necesita lo fresco y nosotros invitamos a nuestros espacios a quién quiera ir. Se hace duro trabajar todos los días en una cocina y sentir que a nadie le importamos, pero sabemos, luego del robo que tuvimos que no es así y que realmente nos valoran. Lo más gratificante es cuando nos encontramos con chicos que pudieron finalizar sus estudios y tienen su trabajo formal y pueden llevar adelante su familia”.

Por su parte, Jorgelina, cocinera del comedor explicó que “los niños muchas veces vienen a buscar amor y dan mucho amor. Cuando vuelvo a casa me vuelvo con eso. Para cocinar nos dividimos en varios grupos en la semana, trabajamos de lunes a sábados de 8 a 12 y un día por la tarde. Para poder ayudarnos pueden contactarse al 223-5-273808”

 

Comentarios