El ejército ruso advierte que concentrará su ofensiva en la “liberación” del este de Ucrania

Afirmó que alcanzó los objetivos iniciales que se había planteado al lanzar su operación militar el 24 de febrero.

Por Redacción

viernes 25 de marzo, 2022

El ejército ruso anunció el viernes que se concentrará en la "liberación" de la zona oriental de Ucrania, y aseguró que alcanzó los objetivos iniciales que se había planteado al lanzar su operación militar el 24 de febrero.

"La capacidad de combate de las fuerzas ucranianas fueron reducidas de manera significativa (...), lo cual nos permite concentrar los principales esfuerzos en alcanzar nuestro objetivo principal: la liberación de Donbás", una región del este de Ucrania, declaró el jefe de Estado mayor adjunto de las Fuerzas Armadas de Rusia, Serguéi Roudskoi.

Roudskoi indicó que, a lo largo de los ocho años, la llamada operación de las fuerzas conjuntas ucranianas en el Donbás han preparado una sólida línea de defensa escalonada, con fortificaciones de hormigón.

Añadió que para minimizar la bajas de Rusia y de las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, las acciones ofensivas son precedidas con potente fuego contra las fortificaciones del adversario y sus reservas.

Las fuerzas ucranianas emplazadas en la zona han sufrido cerca de 16.000 bajas, 7.000 de ellas mortales, lo que representa el 26 % de su total de efectivos, según el jefe militar.

Roudskoi informó de que 1351 militares rusos han muerto en la "operación militar especial" ordenada por el presidente ruso, Vladímir Putin.

La nueva cifra es casi tres veces mayor a la que ofreció el Ministerio de Defensa el pasado 2 de marzo, que cifraba en 498 los militares rusos caídos en combate.

Mientras, los muertos en el bando ucraniano superan los 14.000, según el coronel general ruso. "Durante el mes de acciones militares, sus bajas (entre muertos y heridos) superan las 30.000 personas", agregó.

A día de hoy, tras un mes de hostilidades, el Ejército ruso sólo controla el 54 % de Donetsk, donde está desplegado el grueso de las fuerzas ucranianas, y el 93% de Lugansk.

El principal bastión ucraniano en el mar de Azov, el puerto de Mariúpol, sigue resistiendo pese a los bombardeos indiscriminados rusos de las últimas semanas.

Como ocurriera en 2014, los miles de efectivos del batallón nacionalista Azov ha demostrado una pericia en combate mayor de la que esperaban los generales rusos.

Lo mismo ocurre en torno a Kiev, donde el anunciado asedio nunca llegó a producirse, aunque un general ruso inspeccionó esta semana la línea del frente a sólo 30 kilómetros de la capital.

Negociaciones estancadas
Las negociaciones en curso con Moscú son "muy difíciles", pero Kiev "no cesará en sus demandas", afirmó el gobierno ucraniano.

"Insistimos ante todo en un alto el fuego, en las garantías de seguridad y en la integridad territorial de Ucrania", dijo el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmytro Kuleba, al confirmar que, en este momento, no hay ningún "acuerdo" con Moscú.

El principal negociador ruso, Vladimir Medinsky, coincidió con Kuleba en que "no hay avances en las cuestiones centrales". En cambio, las posiciones se están volviendo "más cercanas" en temas secundarios, agregó.

"Las conversaciones continuaron por videoconferencia durante toda la semana, de lunes a viernes, y continuarán mañana también. Se realizan entre grupos de expertos y entre jefes de delegación dos o tres veces por semana, la última fue anoche", explicó Medinsky.

El negociador ruso dijo que "los ucranianos están principalmente preocupados por las garantías de seguridad de otros países, si no se unen a la OTAN".

FUENTE: CLARIN

Comentarios