Proponen instituir el “Día Municipal del Niño por Nacer” en Mar del Plata

Es una iniciativa de la concejala del Pro, Florencia Ranalucci. Se celebraría el 25 de marzo de cada año.

Por Redacción

viernes 25 de marzo, 2022

A través de un proyecto de ordenanza, la concejal del Pro, Florencia Ranalucci, propuso instituir el “Día Municipal del Niño por Nacer”, a celebrarse el 25 de marzo de cada año, en el Partido de General Pueyrredon.

En ese sentido, se establece que se encomienda al Departamento Ejecutivo local a la “realización de actividades con el objeto de visibilizar la importancia de los controles prenatales, la alimentación adecuada y suficiente para las mujeres embarazadas, de velar por este derecho e informar a la sociedad sobre los diversos cuidados que favorecen la vida del niño por nacer”.

Además, se estipula que “como forma de difusión y conmemoración del Día Municipal del Niño por Nacer, se implementará la ornamentación de las dependencias municipales y los monumentos que se consideren apropiados con el fin de expresar la adhesión a este día”.

En los fundamentos de la iniciativa, a la cual El Marplatense tuvo acceso, la edil oficialista manifestó que “la vida es un derecho fundamental consagrado en documentos internacionales y nacionales; siendo que si consideramos al titular de éste como generador de cualquier otro derecho posible, obtenemos que el primero de todos los derechos, es el derecho a la vida. Lo anterior exige tener conciencia de que el ser humano en gestación es persona en simbiosis transitoria y no deja de serlo por depender provisionalmente del organismo materno”.

Y remarcó que “el concepto de vida humana y derecho a la vida, hace referencia al ser humano vivo, por lo que se protege desde que la vida inicia. En efecto, la vida humana debe ser protegida jurídicamente en todas sus etapas –incluyendo la prenatal– pues este derecho comprende la existencia biológica y física, como un presupuesto vital para el ejercicio de los derechos fundamentales”.

Además, dijo que “el derecho a la vida no es una cuestión de ideología, ni de religión, sino una emanación de la naturaleza humana, y es por eso que está protegida en diferentes tratados internacionales de derechos humanos”.

“Especialmente en su etapa prenatal el niño es un ser de extrema fragilidad e indefensión, salvo la natural protección brindada por su madre. La vida es el mayor de los dones, tiene un valor inviolable y una dignidad irrepetible”, sentenció Ranalucci.

Comentarios