¿Cuáles son las enfermedades más comunes en el colegio?

Los especialistas nos explican qué podemos hacer para evitar los contagios en los niños.

Por Gimena Rubolino

lunes 28 de marzo, 2022

Cuando los niños más pequeños ingresan por primera vez a los jardines maternales, su sistema inmune aún no está del todo desarrollado debido a que aún no se han expuesto a los múltiples microorganismos como virus, bacterias, hongos y parásitos que habitualmente causan enfermedades infecciosas.

Las actividades como jugar y comer facilitan el contacto cercano, sumado al hábito de los más pequeños de llevarse los juguetes a la boca, lo que permite que las infecciones se propaguen rápidamente.

Las infecciones más habituales

Las infecciones respiratorias y las gastrointestinales son las enfermedades más frecuentes que se presentan durante toda la etapa preescolar y escolar.

Las infecciones respiratorias a menudo causan tos y resfrío que suelen durar algunos días, la mayoría resuelve sin tratamiento específico y sin complicaciones.

Se estima que, en promedio, un niño menor de 2 años puede presentar entre 6 y 8 infecciones respiratorias banales al año y a medida que va creciendo estos cuadros suelen ser menos frecuentes.

Las bronquiolitis son las infecciones más frecuentes en los niños menores de 2 años, son de causa viral y a menudo se presentan durante los meses de invierno.

La influenza o virus de la gripe afecta la vía respiratoria y es más frecuente también durante los meses de invierno. Es característica la aparición rápida de la fiebre, con dolor de cabeza, dolores musculares, tos y dolor de garganta. La vacunación constituye la principal herramienta de prevención.

La neumonía es una infección que compromete los pulmones y pueden ser virales o bacterianas. Los virus que con mayor frecuencia la causan son el sincicial respiratorio, influenza y adenovirus. Entre las bacterias, el neumococo es la causa más habitual. Las vacunas contra la gripe y el neumococo son efectivas para la prevención de la neumonía.

Prevención

  • Fomentar el correcto y frecuente lavado de manos, sobre todo después de cada visita al baño, antes de comer y al regresar de los recreos.
  • Inculcar la práctica de protección de la boca con el antebrazo al toser o estornudar.
  • Desalentar que los niños lleven los útiles o sus manos a la boca.
  • Desalentar que los niños compartan utensilios personales, como cubiertos, sorbetes, etc.
  • Asegurarse de que las instituciones apliquen rutinas de limpieza y desinfección en forma periódica (en pupitres, teclados, y todas las superficies de contacto habitual).
  • Promover que los niños y docentes mantengan las aulas ventiladas y permitan la entrada de luz solar. Promover el uso de aerosoles desinfectantes en aulas y baños.
  • Repetir el lavado de manos y la desinfección de objetos, cuando se regresa a casa desde el colegio o trabajo.
  • Para evitar la diseminación de enfermedades infecciosas y preservar la salud del niño enfermo se han definido criterios de exclusión teniendo en cuenta los síntomas que presente el niño y las indicaciones del médico pediatra.

Comentarios