Rusia suspendió el envío de gas a Polonia y Bulgaria

Un día después de que Estados Unidos y otros países occidentales prometieran acelerar el suministro de armas a Kiev, Moscú subió la apuesta y recurrió a su más vital exportación, que Europa necesita para mantener su economía en funcionamiento.

Por Redacción

miércoles 27 de abril, 2022

Rusia le cortó este miércoles el gas a Polonia y Bulgaria por no pagar el suministro en rublos, una decisión que ambos países y la Unión Europea tildaron de "chantaje" y que el Kremlin calificó como respuesta a las sanciones que le impusieron por la invasión de Ucrania.

Un día después de que Estados Unidos y otros países occidentales prometieran acelerar el suministro de armas a Kiev, Moscú subió la apuesta y recurrió a su más vital exportación, que Europa necesita para mantener su economía en funcionamiento.

La escalada llegó en la forma de un memorándum de la compañía estatal de gas rusa Gazprom, que dijo que suspendió el envío de gas a Polonia y Bulgaria porque se negaron a pagarlo en rublos, la moneda rusa, tal como exigió el presidente Vladimir Putin.

El primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, acusó a Rusia de intentar "chantajear" a su país con una abrupta suspensión del suministro y dijo creer que la medida fue una represalia por recientes sanciones polacas contra Moscú por la invasión de Ucrania.

En una intervención ante el Parlamento, el premier prometió que Polonia no se verá intimidada por el corte del gas y dijo que el país del este de Europa estaba seguro gracias a años de esfuerzos para conseguir gas de otras fuentes alternativas.

En tanto, el presidente de Polonia, Andrzej Duda, declaró que su país recibió "con tranquilidad" el corte y anunció que las empresas afectadas por lo que llamó "violación de contratos" tomarán medidas legales contra Rusia.

En sintonía, el primer ministro búlgaro, Kiril Petkov, acusó a Moscú de un "chantaje inaceptable" y afirmó que la suspensión del envío de gas "constituye una grave violación del contrato".

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, también reaccionó a la medida: "No sorprende que el Kremlin utilice combustibles fósiles para tratar de chantajearnos. Esto es algo para lo nos hemos estado preparando, en estrecha coordinación y solidaridad con los Estados miembros y los socios internacionales".

Según explicó, aproximadamente el 97% de los contratos firmados por empresas y países europeos para comprar gas ruso establece pagos en euros o dólares estadounidenses, por lo que la exigencia rusa "de pagar en rublos es una decisión unilateral y no conforme a los contratos" y "las empresas con tales contratos no deben acceder a las demandas rusas", consignó la agencia de noticias AFP.

Alemania, un país extremadamente dependiente del gas ruso, aseguró este miércoles que el suministro está garantizado y agregó que los importadores energéticos siguen pagando en euros.

El ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, confirmó asimismo en un comunicado que la situación "es estable" y que se está haciendo "todo lo posible para que siga siendo así".

Por su parte, Rusia alertó que podría dejar de enviar gas a otros países de Europa si también se niegan a pagarlo en rublos.

El vocero de Putin dijo a periodistas que la exigencia de Rusia de que se le pague en la moneda rusa y no en dólares obedeció a sanciones occidentales por las que se congelaron sus reservas en divisas extranjeras en bancos en el exterior.

El portavoz, Dmitri Peskov, manifestó que esto fue literalmente un "robo" de una "parte significativa" de las reservas rusas como parte de una "acción hostil sin precedentes" de Occidente contra Rusia.

De acuerdo con un decreto firmado por Putin en marzo, las empresas de los países que el Kremlin considera "hostiles" tienen que solicitar en el banco ruso Gazprombank -fundado por Gazprom- la apertura de cuentas en rublos, donde podrán ingresar fondos para pagar por el gas en sus monedas nacionales, como lo estipulan los contratos actuales, y la entidad, a su vez, los convertirá en rublos según el cambio de la Bolsa de Moscú.

Sin embargo, el Grupo de los Siete (integrado por Estados Unidos, Japón, Alemania, el Reino Unido, Francia, Italia y Canadá) y la Comisión Europea rechazaron la iniciativa, al considerarla como un intento de evadir las sanciones.

Además, manifestaron su preocupación de que Gazprombank pueda transferir sus pagos al Banco Central de Rusia, que se encuentra bajo sanciones occidentales, reportó la agencia de noticias Sputnik.

Comentarios