Daniel Rodríguez: el hombre que nunca abandonó A.P.A.N.D

Ingresó a sus 12 años, actualmente es el Presidente de la asociación que lo preparó, de alguna forma, para que él la salve en plena crisis económica.

Por Redacción

domingo 22 de mayo, 2022

Por Bárbara Benitez

Corría la década del 70, Mar del Plata no era la que conocemos: más chica, más vacía y más helada. Daniel Rodríguez tenía 12 años y junto a sus hermanos ingresó al Hogar Francisco Scarpati de la Asociación Pro Ayuda a la Niñez Desamparada, fundada por Francisco Saverio Scarpati y construida por empleados del Casino. Allí comenzó un camino que lo llevaría a ser parte de una institución que lo acompañaría el resto de su vida.

“Con 12 años ingresé a la institución y fui partícipe de una etapa hermosa ya que se crearon lo hogares juveniles, fuimos los pioneros. Éramos un grupo de 20 muchachitos que integramos la primera camada y por suerte se pudo mantener. En esa época la asociación era hasta los 12 años y después te ingresaban a otro lugar donde hubiera adolescentes. Pasé mi adolescencia, luego me tocó la conscripción y después a la calle a pelearla”, relató Daniel en el aire de “Antes que sea Tarde” emitido por Radio Mitre Mar del Plata (FM 103.7).

El Hogar Juvenil se fundó en el año 1982 en calle Francia 1321, él junto a sus compañeros egresaron luego de finalizar el servicio Militar Obligatorio: “Muchas veces pasa que los jóvenes cuando salen de aldeas infantiles pasan de la contención a la nada misma. En nuestra época salíamos de tener todo a pasar a estar solo y hacer las cosas como puedas manejarlas”, explicó el que a sus 54 años es el Presidente de una de las Asociaciones más importantes de la ciudad.

De tenerlo todo a la calle, de estar contenido por sus “tíos”: Eduardo y Mirta, como los identificaban en su época a quienes estaban a su cuidado, a tomar decisiones en un contexto que para muchos es difícil, pero Daniel pudo mediante las herramientas que este lugar le dio trabajar en diversos lugares como vendedor, hasta realizar la academia de juego y conseguir ingresar al Casino. Increíblemente la conexión con A.P.A.N.D era inquebrantable. Se convirtió en socio activo (requisito fundamental para ser parte de la Comisión Directiva) y fue Director de los Hogares Juveniles y para 2021 se postuló como Presidente, cargo que ejerce actualmente.

VIVIR LAS DOS CARAS DE LA MONEDA DE A.P.A.N.D

Estuve en un momento de un lado donde recibí el apoyo y el cariño de mucha gente que me ayudó a formarme y hoy me toca a mí ser quien haga estrategias o de una palmada, un abrazo y una palabra para que sepan que se puede. Los jóvenes que ingresan aquí tienen una historia triste, están sin sus familias que es en lo primero que uno se apoya cuando está mal. Nosotros no somos la familia, pero formamos un gran equipo de trabajo que son quienes están codo a codo todos los días con ellos”, mencionó Daniel y agregó que “los Hogares Juveniles abarcan desde los 12 a los 18 años. A los 16 ellos ya tienen la posibilidad de ir a nuestros Centros de Formación laboral, para que tengan una herramienta más y poder salir a la calle con lo que esto significa. Hoy, por suerte, tenemos herramientas para fortalecerlos”.

Por otro lado, resaltó que “a la gente le comento que hay dos partes: una la del trabajo que A.P.A.N.D donde tiene sus puertas abiertas, la zona de deportes, sus hogares juveniles que están su capacidad cubierta, el centro de formación laboral donde se dictan más de 50 cursos y la parte funcional junto a la Comisión Directiva. La otra parte es la económica, nosotros no escapamos a la realidad de las instituciones y las empresas, es un momento complejo y no está costando recuperarnos”.

“Estamos trabajando con el Municipio cerrando lugares que teníamos en comodato como posibles alquileres para que la institución tenga un ingreso sostenido en el tiempo y con el Socio Benefactor para que cualquier marplatense que se quiera asociar con una cuota lo pueda hacer. Actualmente tenemos una cuenta grande con AFIP donde se ha puesto cuesta arriba, en pandemia no había intimaciones, pero hoy están a la orden del día, esto termina ahogando”, cerró Daniel, el hombre de 54 años que un día ingresó a aquel Hogar que lo resguardaría de un mundo hostil y lo prepararía para llevar adelante una Asociación que hoy pide auxilio como él en aquella década del 70.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA EN RADIO MITRE (FM 103.7)

Comentarios