Hogar Mahatma: la oportunidad de una primera infancia con contención y amor

Fundado en 2020 su presidenta y directora explicó la actualidad de la infancia marplatense y remarcó: “Actualmente lo que más me preocupa es la cantidad de personas analfabetas que tenemos”.

Por Redacción

domingo 19 de junio, 2022

Por Bárbara Benitez

La sociedad y economía argentina es cada día más delicada. Todos los sectores son afectados, pero ¿Qué pasa con los niños?, ¿Qué sucede con aquel grupo que integrará el futuro de una República en crisis? Gisell Continzzia es presidenta y directora del Hogar Mahatma, además de fundadora de la ONG Poniendo el Alma donde ayudan tanto a niños y niñas en su cuidado cuando por diversos motivos tienen que vivir allí y también, mediante la ONG, acompañan a familias en estado de vulnerabilidad.

En el aire de Radio Mitre Mar del Plata (FM 103.7) explicó: “Mediante Poniendo el Alma damos ayuda a otras ONG y a familias con situaciones de vulnerabilidad. La realidad social en Mar del Plata cada día es más compleja. Actualmente lo que más me preocupa es la cantidad de personas analfabetas que tenemos. No saben ni leer ni escribir y que por este motivo los chicos no van a la escuela, ni tienen DNI, ni controles de salud. Necesitamos herramientas de políticas sociales como las que hacemos nosotros. Tenemos personas que reciben cajas de alimentos, pero no pueden cocinar porque no tienen ni garrafa y esto es diario”.

Ésta ONG surgió en 2020 y se dedica a atender familias en situación de vulnerabilidad social. Mediante ésta, además, sostiene el hogar mencionado. Mahatma es un hogar “convivencial para niños entre 0 y 2 años en situación de vulnerabilidad social y con medida de abrigo”. Gisell mencionó que este lugar de contención inició luego de que ella realizara un voluntariado: “Detecté la necesidad que tiene la ciudad de contar con espacios para bebes donde sean alojados y cuidados hasta que se resuelva la situación de derechos vulnerados. Esto quiere decir que no tienen el DNI, las vacunas, que no puedan ser cuidados por sus mamas, por sus papas o referente biológico”.

DAR AMOR, CONTENCIÓN Y UN FUTURO ALENTADOR

La directora y fundadora comentó que el proceso es particular para cada niño y niña. Primero se comunican con el Hogar y se cerciora que tengan una cuna disponible, desde ese momento inicia la “etapa burocrática donde se recibe al bebe”. Desde ese momento Gisell y todo su equipo les dan un baño caliente, los alimentan y les eligen su ropa que usarán durante el periodo de estadía. “La idea es generar que ellos se sientan elegidos, mimados y mirados. Estamos recibiendo bebes entre 12 y 14 días en el hogar”, remarcó y agregó “junto a un equipo de medida de abrigo que es un servicio local que depende del Municipio, empezamos a trabajar de manera corresponsal y llevar delante de la mejor manera la historia de este niño”.

Por otro lado, remarcó que ningún niño o niña está “el mismo tiempo en el hogar. Hay quienes que con los equipos que trabajamos son muy expeditivos y que se dan cuenta que un papá no va a poder llevar adelante los cuidados y ese niño tiene un adulto que pueda tener una medida de abrigo o adaptabilidad. Cuando esto no sucede hay, por ejemplo, el caso de un niño que está aquí hace 2 años y es un montón porque ingresó con dos meses y su primera infancia fue transcurrida en el hogar, esto es terrible. Ellos tienen que estar en una casa siendo mirados de manera exclusiva y cuidados de la misma manera. Actualmente tenemos 13 niños, les damos amor y cuidamos, pero no somos su familia”.

REVINCULACIÓN Y NIÑEZ EN MAR DEL PLATA 

Desde la institución local, comentó, realizaron una investigación donde se marcó que de cada “10 niños, 7 sufren violencia y la mayoría que vuelven con sus referentes biológicos son quienes luego terminan siendo institucionalizados nuevamente”. Y declaró: “Desde el hogar no podemos hacer un seguimiento lo tienen que hacer los equipos municipales o cuando pasan a medida de adaptabilidad lo lleva adelante el juzgado, lo que sí hacemos es seguir en contacto cuando nos papas nos eligen para eso”.

Y por último cerró: “Desde lo legal hay que agotar hasta el último vinculo biológico, la realidad es que, desde nuestra mirada, donde lo que queremos es visibilizar la situación y proteger al niño, no siempre regresar con el referente biológico es la mejor opción. Desde la mirada que tienen los equipos sí. Estamos con una lucha de poder cambiarlas situaciones por las que los nenes pasan e ingresan. Muchas veces son situaciones de violencia el consumo de sustancias de sus padres abuelos”.

Escuchá la nota completa en “Antes Que sea Tarde”, Radio Mitre Mar del Plata:

 

Comentarios