Un tesoro millonario en Mar del Plata: cómo llegó a la Argentina un cuadro de Diego Velázquez

La historia de la obra maldita del padre del barroco español se encuentra en esta ciudad. “Nostalgia de partida” es un óleo que pintó entre 1659 y 1660.

Por Redacción

sábado 25 de junio, 2022

Mar del Plata, la “costa galana” como la llamaron los españoles al verla desde el mar, es el paraíso del ocio argentino y dueña de ese mar misterioso, seductor e intimidante a la vez. En sus playas, nacen miles de romances de verano y donde florecen los misterios más insondables.

Dicen que Diego Velázquez está en el podio de los grandes artistas de la humanidad. Sus cuadros -empezando por “Las Meninas”, el más emblemático, corre cabeza a cabeza con la Gioconda- son de un valor incalculable, como incalculable es la belleza de cada una de sus telas.

Velázquez fue el padre del barroco español y su modelo preferido fue la infanta Margarita Teresa de Austria. En menos de cinco años retrató a la “niña bonita” varias decenas de veces.

El apoderado  cuenta la historia de este cuadro singular tiene esa preciosa tela en custodia, bajo siete llaves, porque el verdadero dueño permanece oculto, por obvias razones de seguridad, según reflejó el periodista Mario Markic en el portal del canal de noticias TN.

En la tela, la infanta Margarita llora porque será entregada a su tío y prometido, Leopoldo I de Habsburgo, en el que claramente era un matrimonio arreglado al que la jovencita se resistía.

Velázquez la acompañó a Austria para esta ceremonia y aquí se desata la maldición que rodea al cuadro marplatense.

Según el abogado, Velázquez murió después de terminar esta, su última obra y el último retrato de la infanta. Presumiblemente fue envenenado. Lo mismo le ocurrió a su esposa, semanas después. A las pocas semanas, de igual modo, murió su amigo, el pintor Díaz, a quien Velázquez le había dado en custodia el cuadro.

Este fue el último cuadro del Gran Velázquez, el maestro de la luz. Es una tela pequeña, de 14x24 centímetros, que se llama “Nostalgia de partida”. Un óleo que Velázquez pintó entre 1659 y 1660 y que hoy está en Mar del Plata y cuesta mucha, muchísima plata.

Comentarios