“El hombre de las cadenas de oro”: quién fue el anfitrión de la fiesta que terminó con un muerto en Mar del Plata

El empresario Mauricio Ríos,de 51 años, está imputado por la usurpación de una casa en Cariló. Fue quien organizó el cumpleaños en el que un invitado fue asesinado a tiros.

Por Redacción

domingo 26 de junio, 2022

Mientras la Policía continúa con la búsqueda del homicida que mató a balazos a un hombre de 44 años en una fiesta privada en un balneario,se conocieron detalles de quién fue el anfitrión que celebró su cumpleaños número 51.

El organizador del evento fue Mauricio Ríos, un controvertido empresario que está imputado en una causa por "usurpación de propiedad" en Cariló. Es que durante 2020 fue acusado, junto a otras cinco personas, de ocupar una casa y hacer fiestas en plena cuarentena, mientras los propietarios de la vivienda no podían viajar a la Costa por las restricciones impuestas por la pandemia.

l organizador del evento fue Mauricio Ríos, un controvertido empresario que está imputado en una causa por "usurpación de propiedad" en Cariló. Es que durante 2020 fue acusado, junto a otras cinco personas, de ocupar una casa y hacer fiestas en plena cuarentena, mientras los propietarios de la vivienda no podían viajar a la Costa por las restricciones impuestas por la pandemia.

Fuentes oficiales y de seguridad le confirmaron a Clarín, que Ríos, con vínculos con el kirchnerismo, es el hombre que organizó el trágico festejo en el balneario Horizonte Club de Playa con poco más de 200 invitados.

El festejo tuvo un abrupto violento: alrededor de las 4 de la madrugada, un hombre que no estaba invitado a la celebración tuvo un serio altercado en la puerta del lugar y tras agredir y herir en la pierna derecha a uno de los invitados, mató a un tiro a otro. La víctima fue identificado como Maximiliano Rhill, de 44 años.

Los vínculos de Ríos con el kirchnerismo

¿Quién es Mauricio Ríos?. Es de Mar del Plata y tiene una seña particular que describen los vecinos y comerciantes de Cariló, que se acostumbraron a verlo llegar casi todos los fines de semana: las cadenas de oro que cuelgan de su cuello.

Además de estar implicado como principal sospechoso de la usurpación de la casa de Cariló, Ríos está sospechado de ser testaferro de Rudy Ulloa, un exchofer de Néstor Kirchner, devenido en millonario.

Durante 2014, Ulloa se desprendió de una empresa. Según consta en el aviso Ley 11.867, cedió y transfirió el fondo de comercio del “Súper Comunitario” a Ríos. La entonces titular de la CC-ARI de Santa Cruz, Mariana Zuvic, denunció que el nuevo propietario era un “testaferro de Rudy”.

En el 2016, el municipio marplatense clausuró el restaurante "Lo de Mauri", ubicado en la esquina de Alberti y Córdoba. Según informaron los medios locales, el negocio sería de Ríos: estaba sin habilitación, en condiciones edilicias precarias, con falta de higiene, y mercadería en mal estado. En 2018, la parrilla se incendió.

Tiempo atrás se publicó que Ríos explotaba uno de los balnearios más lujosos de Mar del Plata, Abracadabra. Un emprendimiento que estaba vinculado a la sociedad Playas de Faro SA. Durante 2019 y parte de 2020 hubo denuncias hacia la firma del balneario por "irregularidades en las contrataciones" y "fuerte atraso en los pagos de los guardavidas" que estaban en la selecta playa marplatense.

La causa de la "casa usurpada"

En 2020 y en medio de la pandemia por Covid, Viviana Villena, dueña de una propiedad en Cariló, denunció ante la Justicia que su casa había sido "usurpada" durante enero de ese año. Al llegar en noviembre, tras la prolongada cuarentena, la encontró repintada y con cambios: tenía una cascada, una barra con bebidas y le habían cambiado el cartel con el nombre.

Además, había autos en la puerta de "su casa" y unas 15 personas dentro de la pileta. La vivienda estaba totalmente refaccionada con barras, tragos, y un gran cuadro de Néstor y Cristina Kirchner en medio del living.

Durante diez meses, los usurpadores estuvieron instalados en la casa, con viajes permanentes desde Mar del Plata en autos de alta gama. Pintaron la vivienda de otro color, construyeron una cascada, instalaron equipos de aire acondicionado, la mantuvieron con la ayuda de jardineros, y le cambiaron el nombre con un cartel: “Volver a vivir”.

El caso quedó a cargo de la Fiscalía Descentralizada N°5 de Pinamar, quienes confirmaron que hubo seis imputados, entre los que está Mauricio Ríos. En orden al delito de "usurpación de inmueble".

DD (clarín)

Comentarios