La Justicia discute cómo coordinar investigaciones de crímenes de guerra de Ucrania

Desde el inicio de la invasión ordenada por el presidente ruso, Vladimir Putin el 24 de febrero, sus fuerzas militares han sido acusadas de abusos que van desde asesinatos en el suburbio de Bucha, en la capital Kiev, hasta ataques mortales contra instalaciones civiles, incluido el bombardeo del 16 de marzo de un teatro en Mariupol.

Por Redacción

jueves 14 de julio, 2022

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski pidió este jueves que se instale un "tribunal especial" para investigar la invasión rusa contra Ucrania, durante una conferencia en La Haya sobre crímenes de guerra en la que efiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), impulsó una "estrategia global" y coordinar esfuerzos para llevar ante la justicia a los perpetradores de crímenes de guerra.

"Las instituciones judiciales existentes no pueden llevar a todos los culpables ante la justicia. Por ende, se necesita un tribunal especial para abordar el crimen que constituye la agresión de Rusia contra Ucrania", dijo Zelenski, que participó por videoconferencia en el foro celebrado en la Conferencia para la Rendición de Cuentas en Ucrania, organizada por Países Bajos, la CPI y la Comisión Europea, que se celebra en La Haya.

"Hace falta un tribunal que asegure el castigo justo y legal de quienes iniciaron esta serie de desastres y tragedias. Debe haber un castigo obligatorio y de principios para todos los criminales rusos", agregó el mandatario.

El fiscal jefe de la CPI, Karim Khan, en tanto, dijo que la ley "no debe ser una espectadora" en la invasión rusa a Ucrania ni de "la violencia en tantas partes del mundo", por lo que impulsó una "estrategia global" para enfrentar de manera mancomunada el tema de los crímenes de guerra.

La CPI no tiene jurisdicción para procesar la agresión en Ucrania porque ni Rusia ni Ucrania se encuentran entre los 123 estados miembros de la corte.

Sin embargo, Kiev aceptó la jurisdicción de la corte y eso allanó el camino para que Khan abriera una investigación en Ucrania a principios de marzo después de que docenas de naciones miembros de la corte mundial le pidieran que interviniera.

Desde que el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó la invasión de Ucrania el 24 de febrero, sus fuerzas militares han sido acusadas de abusos que van desde asesinatos en el suburbio de Bucha, en la capital Kiev, hasta ataques mortales contra instalaciones civiles, incluido el bombardeo del 16 de marzo de un teatro en Mariupol.

Mientras se desarrollaba la reunión en La Haya, al menos 20 personas morían en la ciudad centro-occidental de Vinnitsia, y otras 90 resultaron heridas en ataques rusos con misiles contra una zona residencial.

El ataque fue calificado por Zelenski, como "un acto abierto de terrorismo" contra la población civil del país.

La enviada de derechos humanos del Departamento de Estado norteamericano, Uzra Zeya, presente en La Haya, acusó a las fuerzas rusas de atrocidades mientras entregaba un mensaje a la conferencia del Secretario de Estado Antony Blinken.

Aseguró que las acusaciones en Ucrania reflejaban las acciones previas de Rusia en los conflictos en Chechenia, Georgia, Siria y Ucrania desde 2014.

El comisionado de justicia de la Unión Europea (UE), Didier Reynders, dijo que la reunión se llevó a cabo mientras Ucrania investiga más de 20.000 crímenes de guerra además de la investigación de la CPI y las investigaciones nacionales en 14 estados miembros de la UE.

Hasta el momento, el tribunal no anunció ninguna orden de arresto para los sospechosos en la investigación que podría llegar a lo más alto de la cadena de mando militar de Rusia, así como al Kremlin.

La CPI es el único tribunal internacional que juzga a individuos por crímenes guerra, lesa humanidad o genocidio. Es una corte de último recurso que abre casos cuando otros países no están dispuestos o no pueden iniciar acciones judiciales.

El tribunal con sede en La Haya no tiene fuerza policial para realizar arrestos y depende de la asistencia de otros países para detener a los sospechosos.

Rusia niega su participación en crímenes de guerra y ha ofrecido evidencia de que soldados ucranianos maltratan a los prisioneros rusos, aunque la gran mayoría de las acusaciones documentadas por organismos como las Naciones Unidas son de ataques cometidos por los invasores rusos.

Comentarios