"Huevo" Sánchez entre los pocos elegidos por "Manu" para la ceremonia del salón de la fama

El destacado entrenador, que vio sus primeros pasos y lo llevó a Andino a jugar LNB, integra un selecto grupo de invitados por "manu" para la ceremonia en los Estados Unidos.

Por Redacción

sábado 27 de agosto, 2022

El próximo sábado 10 de septiembre no será uno más para el deporte argentino. Tampoco para el básquet nacional y mucho menos para el mejor jugador de su historia. Emanuel David Ginóbili pasará definitivamente a la eternidad. Ya está en el corazón y en la mente de todos -no sólo de nosotros, los argentinos-, y ahora cristalizará un sueño personal.

Este bahiense que hoy tiene 45 años combinó todo lo mejor del argentino: jugó con pasión pero a la vez con la razón, con el corazón caliente y la mente fría, ganó todo y se portó como un caballero, “puso huevos” como habitualmente se dice, pero nunca tuvo desbordes: ni una pelea con un compañero ni un rival, tampoco con un entrenador o un árbitro, nunca una expulsión, muchos menos un escándalo. No le conocemos una polémica durante una carrera que, profesionalmente, duró 23 años. El atleta ideal, el que encarna sólo lo mejor de los argentinos, lo que todos queremos ser como deportista y ciudadano, el embajador que cualquier país quiere tener en el mundo…

La inducción del bahiense en el Salón de Fama del básquet será un estricto acto de justicia porque este es un premio que va más allá de la NBA y hasta de nuestra Selección. Este es un premio por el -inconmensurable- aporte que MG hizo al básquet mundial.

Claro que son importantes los cuatro anillos de la NBA (2003, 2005, 2007 y 2014), las medallas olímpicas (bronce en 2008 y oro en 2004, logrando uno de los mayores hitos de la historia del deporte: vencer, siendo figura, a un seleccionado estadounidense repleto de estrellas de la NBA en una semifinal), las dos elecciones al All Star (2005 y 2011), el premio a Mejor Sexto Hombre (2008), las dos veces elegido al tercer mejor quinteto de la temporada y la vez que estuvo a un voto de ser co-MVP de una final (2005).

Para esta ceremonia especial no estarán sus padres, con inconvenientes de salud, tampoco estará Sebastián (Sepo), el hermano del medio. Leandro, el mayor, el más extrovertido, todo un personaje, totalmente distinto al resto de la familia, será el único representante directo de la familia.

El cupo que le dio la organización lo utilizó completo e incluso tuvo que dejar afuera a algunos significativos, como Gaetano Gebbia, aquel entrenador formador que lo recibió cuando Manu llegó de Argentina, con apenas 20 años y le dio las primeras lecciones en Reggio Calabria, primero en la segunda división y luego, ya ascendidos, en la Lega. Tampoco estarán otros de sus coaches que lo ayudaron, en especial en la Selección, como Rubén Magnano -DT de la mítica Generación Dorada que Manu tan bien lideró en la cancha-, y Sergio Hernández. Sí, en cambio, dirá presente Julio Lamas, pese a que hoy que está en pleno trabajo junto a Abel Balbo en el cuerpo técnico de Central Córdoba, buscando salvar del descenso de la Liga Profesional al equipo santiagueño. También viajará Oscar Huevo Sánchez, el DT que de alguna forma lo descubrió, el que le enseñó a picar la pelota entre las sillas de la casa del pasaje Vergara 14 donde todavía vive la madre, que le compró unas “anteojeras” para mejorar el dribbling, que le enseñó las primeras mañas y lo hizo debut profesionalmente, en 1995, en Andino de La Rioja, aquella noche en el Polideportivo marplatense.

De acuerdo a la información de Infobae, también asistirán varios de los compañeros de la Generación Dorada. Por ahora los confirmados son: Luis Scola llegará desde Italia, donde hoy se dueño mayoritario del club Varese, Fabricio Oberto desde San Antonio, donde pasa mitad del año y habitualmente sale a pedalear junto a Manu, su amigo y ex compañero de Selección y los Spurs -campeones en 2007-, Andrés Nocioni desde General Pico -desde donde da charlas y participa en transmisiones de ESPN- y Pepe Sánchez, desde Bahía Blanca, donde tiene un equipo de básquet y un centro de alto rendimiento -Dow Center-. Hay más invitados de aquel equipo mítico, tal vez el mejor de la historia del deporte argentino, pero varios están por definir si viajarán. Como por ejemplo Pablo Prigioni, quien estará siendo asistente de Néstor García en la Americup en Brasil y no podría viajar.

Los que no faltarán son los compañeros de batalla de los Spurs, en especial los más significativos, desde Tony Parker hasta Tim Duncan, quien justamente fue elegido para presentar a Manu en la ceremonia. Hace un año, cuando el de Islas Vírgenes subió al escenario para recibir el honor, habló justamente de que no podía esperar el momento de verlos, a Manu y a Parker, en ese lugar. “Se lo merecen. Fue un honor compartir la cancha con ustedes, gracias por todo, por la amistad, su compañerismo, la hermandad y por cada experiencia que vivimos juntos”. Ahora será al revés, como quería Tim. Un momento especial y único. Que, aunque él no crea, lo hará emocionar. Como a cada uno de nosotros, que hemos crecido adorando al ídolo…

Comentarios