Los rusos se despiden del último líder de la URSS, Mijaíl Gorbachov, en un funeral que no contó con la presencia de Putin

La ceremonia tuvo lugar en el Salón de las Columnas de Moscú, un lugar histórico que ha albergado los funerales de estado de los exlíderes soviéticos

Por Redacción

domingo 4 de septiembre, 2022

Los rusos se despidieron el sábado del último líder de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, en un funeral que no contó con la presencia del presidente Vladimir Putin.

Una ceremonia pública de despedida de Gorbachov, quien murió esta semana a la edad de 91 años, llegó a su fin a pesar de que la gente todavía esperaba su turno para presentar sus respetos. Duró alrededor de tres horas y media.

La ceremonia tuvo lugar en el Salón de las Columnas de Moscú, un lugar histórico que ha albergado los funerales de estado de los exlíderes soviéticos como Joseph Stalin y Vladimir Lenin. Gorbachov será enterrado junto a su esposa Raisa más tarde en el cementerio de Novodevichy.

Mientras que en Occidente se le exalta por poner fin a la Guerra Fría, Gorbachov es visto como un paria en casa por el caos causado por sus reformas económicas, creando las circunstancias que hicieron que un hombre fuerte como Putin fuera atractivo para muchos rusos.

Putin culpó a Gorbachov por la desaparición de la URSS, a la que llamó la "mayor catástrofe geopolítica" del siglo XX, y se ha propuesto restaurar el prestigio herido de Rusia.

Putin se perdió el funeral del sábado debido a su horario de trabajo, según el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. Sin embargo, el líder ruso presentó sus respetos a Gorbachov el jueves. Las imágenes mostraron a Putin colocando un ramo de rosas junto al ataúd abierto en el Hospital Clínico Central, Putin luego se inclinó e hizo la señal de la cruz.

El sábado, cientos de personas se alinearon afuera del edificio para ver por última vez a Gorbachov, cuyo cuerpo yacía en un ataúd abierto flanqueado por dos soldados en la sala adornada con candelabros. Los miembros de la familia de Gorbachov, incluida su hija Irina Virganskaya y sus dos nietas, se sentaron a un lado.

Muchos de los rusos comunes que vinieron a presentar sus respetos depositaron rosas y ramos de flores o tomaron fotografías. Un ciudadano ruso que vino quiso agradecer a Gorbachov por traer la democracia a Rusia y abrirla al mundo.

Otra mujer dijo a Reuters que el exlíder soviético "merecía" una despedida adecuada.

“Creo que hizo más cosas buenas que malas. Los mayores que están aquí, lo recuerdan y vinieron a despedirse. Eso es lo que es”, dijo.

El Kremlin no llegó a clasificar los eventos del sábado como un funeral de estado para Gorbachov, y su portavoz dijo que tendría "elementos de un funeral de estado", incluida una guardia de honor y la asistencia del estado en la organización. No se proporcionó ninguna explicación sobre cómo el evento difería de los funerales de estado anteriores.

Gorbachov se volvió más crítico con Putin y su régimen cada vez más restrictivo en los últimos años, viajando por el mundo promoviendo la libertad de expresión y la democracia como parte de su fundación. Si bien el propio Gorbachov no comentó sobre la decisión de Putin de invadir Ucrania, su fundación pidió negociaciones de paz y dijo que "no hay nada más precioso en el mundo que las vidas humanas".

Comentarios