Lula llamó a votar por un "cambio de paradigma" en la recta final a la elección

El expresidente intentó apuntalar su apoyo en Río de Janeiro, donde de paso hizo campaña por su candidato a gobernador, Marcelo Freixo, y dijo: "Vamos a ayudar a cambiar la ciudad. No puede continuar apareciendo en las páginas policiales de los diarios".

Por Redacción

viernes 30 de septiembre, 2022

El expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, y aspirante favorito para los comicios del domingo, intentó apuntalar su apoyo en Río de Janeiro, tercer distrito electoral del país, donde de paso hizo campaña por su candidato a gobernador, Marcelo Freixo, que las encuestas ubican en segundo puesto con chances de pasar al balotaje.

"Vamos a ayudar a cambiar Río de Janeiro. No puede continuar apareciendo en las páginas policiales de los diarios. Tiene que aparecer en las páginas del desarrollo, de la cultura", dijo Lula en conferencia de prensa en el hotel Pestana, frente a la playa del barrio de Copacabana, en la primera actividad del día luego de un debate televisivo que se extendió hasta las 2.30 de la madrugada.

Además, aseguró que la elección general del domingo "significa un cambio de paradigma de lo que es el Estado" y ejemplificó con una crítica al ministro de Economía del Gobierno del presidente Jair Bolsonaro.

"El viernes vi una noticia que (Paulo) Guedes quiere privatizar las playas. ¿Cómo es que alguien puede querer privatizar el único bien público que da al pobre la apariencia de rico?", se preguntó.

"Cualquier ciudadano pobre se pone una sandalia vieja y short y va para la playa y no sabes si él es rico o pobre. ¿Ahora van a tener que ser ricos para ir a la playa? (...) Quien aún no fue, que corra a poner los pies en el agua", apuntó.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) afirmó que por eso la elección del domingo "es la más importante" porque tiene que ver con "dónde va a estar ubicado el pueblo en este orden político, económico y social".

Insistió además en la participación electoral cuando llamó a votar incluso a "jóvenes de 16 o de más de 70" entre los que el sufragio no es obligatorio.

"Yo tengo 76 años y voy a ir a votar tranquilamente en San Pablo", afirmó.

Lula participó la noche del jueves del último debate previo a los comicios en la TV Globo en el que, si bien era el único que tenía algo que perder al liderar todas las encuestas, igualmente salió airoso.

"Nos fuimos a dormir a las 4 de la mañana", dijo Lula, que minutos antes estuvo refregándose los ojos, pero ni bien comenzó a hablar se mostró enérgico.

Fue consultado además si, en un eventual tercer mandato presidencial, podría tener dificultades de gobernar ya que no contaría con mayorías.

"La única cosa imposible en la vida es que Dios peque, el resto todo es posible", respondió.

Pidió "partidos fuertes" para facilitar la "gobernabilidad", criticó al Centrao (grupo parlamentario que es acusado de vender su apoyo a gobiernos a cambio de presupuesto y cargos) pero también afirmó que no se puede "gobernar construyendo enemistades" y que hay que hablar con los que son electos "guste o no guste".

También llamó a ampliar las alianzas porque anticipó "años difíciles". "No será fácil recuperar al Brasil (...) Van a ser cuatro años difíciles", aseveró.

Pero luego, Lula dijo estar "animado" y que todos estén seguros "de que van a vivir un buen momento en este país".

El exmandatario también le prometió a Freixo, quien compite por el Partido Socialista de Brasil (PSB) pero es apoyado por el PT, que si gana la presidencia en primer turno -"Estamos muy cerca", dijo al respecto- se dedicará con especial atención a ayudar a empujar su victoria en un balotaje estadual.

El rival de Freixo sería el actual gobernador Claudio Castro -que sucedió a Wilson Witzel, quien dejó el cargo luego de un impeachment y su detención-.

A su turno, Freixo también enfatizó en la relevancia de los comicios: "Las elecciones más importantes de la historia desde el plebiscito de la Constitución del 88".

Pregonó alinear fuerzas entre el Gobierno del Estado y el nacional para no tener una oposición desde Río en un eventual regreso del PT al Palacio del Planalto.

"Río necesita ser un apoyo al cambio de este país. No puede ser contra la presidencia de Lula", afirmó.

Al lado de Lula estuvieron además de Freixo, la presidenta del PT, Gleisi Hoffman; la candidata a diputada Benedita da Silva; y el candidato a senador, André Luiz Ceciliano.

Este viernes Lula continua su día con recorridas por Salvador de Bahía y luego Fortaleza, donde pasará la noche para luego partir el sábado hacia San Pablo.

Comentarios