Ucrania y Rusia se acusan mutuamente por el ataque a una caravana que dejó 23 muertos

Los vehículos de civiles fueron atacados cerca de la ciudad de Zaporiyia. El presidente ucraniano calificó a Rusia de "escoria sanguinaria" y el gobierno ruso asegura que las fuerzas de Kiev les dispararon para evitar que los civiles acudieran a una zona ocupada.

Por Redacción

viernes 30 de septiembre, 2022

Ucrania y Rusia se acusaron de haber bombardeado una caravana de autos de civiles en el límite entre la zona ucraniana y la región ocupada de Zaporiyia, en el sur, que causó al menos 23 muertos.

De inmediato, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, calificó a Rusia de "Estado terrorista" y "escoria sanguinaria".

"Solo los terroristas completos pueden hacer eso y no deberían tener lugar en el mundo civilizado", dijo Zelenski en Telegram, antes de llamar a Rusia "Estado terrorista" y "escoria sanguinaria".

"Responderán por cada vida ucraniana perdida", disparó el líder ucraniano, mientras las fuerzas de ocupación rusas informaron también que en la región vecina de Jerson un alto responsable del poder regional, afín a Moscú, murió en un bombardeo ucraniano.

Parcialmente bajo control ruso, Jerson y Zaporiyia, en el sur de Ucrania, son dos de las cuatro regiones que Rusia va a anexar este viernes, junto con Lugansk y Donetsk, en el este ucraniano.

Las anexiones, que el gobierno de Vladimir Putin justifica en los resultados de referendos celebrados en las cuatro provincias en los últimos días, fueron rechazadas de plano por Ucrania y las potencias occidentales.

La primera ministra británica, Liz Truss, por ejemplo, aseguró que el Reino Unido nunca aceptará las anexiones.

"Haremos lo necesario para que (Rusia) pierda esta guerra ilegal", dijo la premier británica, tras el anuncio oficial del Kremlin de la anexión de los territorios que controla en Ucrania.

Respecto del bombardeo de este viernes, el gobernador ucraniano de la región, Oleksandr Starukh, anunció en Telegram que "el enemigo lanzó un ataque con cohete contra un convoy humanitario de civiles, gente que hacía cola para ir a la zona temporalmente ocupada, ir a reunirse con los familiares, recibir ayuda". "Hay 23 muertos y 28 heridos, todos civiles, locales", precisó. "¡Ardan en el infierno, malditos rusos!", agregó, según reprodujo la agencia AFP.

El bombardeo tuvo lugar cerca de la ciudad de Zaporiyia, no lejos del punto de paso entre la parte de la región controlada por los ucranianos y la ocupada por el ejército ruso.

Un funcionario del gobierno ruso acusó a las fuerzas ucranianas de haber atacado los vehículos para evitar que los civiles acudieran a la zona ocupada.

Las fuerzas ucranianas "atacaron a nuestra gente, que estaban haciendo cola", acusó en Telegram un responsable de la ocupación regional, Vladimir Rogov, quien también confirmó que al menos 23 personas habían muerto en el suceso.

"El régimen de Kiev está tratando de retratar lo que sucedió como bombardeo de tropas rusas, recurriendo a una provocación atroz", añadió.

Los dos bandos difundieron imágenes de autos con cristales rotos y cuerpos sin vida.

En Jerson, un alto responsable de la ocupación rusa murió la noche del jueves en un bombardeo ucraniano, anunciaron las autoridades locales.

Alexei Katerinichev, primer adjunto al jefe de la administración de la región de Jerson, a cargo de la seguridad, murió "en un bombardeo preciso" de las fuerzas ucranianas, con dos misiles lanzados por un sistema Himars contra su domicilio, indicó Kirill Stremoossov, citado por la agencia de noticias rusa TASS.

Comentarios