Denuncian "precios descontrolados" de los alimentos en Mar del Plata

Lo hizo el Instituto de Investigación Social Económica y Política Ciudadana (Isepci), luego del relevamiento en 150 comercios populares en el distrito. "Los precios se incrementaron en 8,2%", informaron.

Por Redacción

martes 8 de noviembre, 2022

Según los datos producidos por el Índice Barrial de Precios, que releva mensualmente los 57 productos de la Canasta Básica de Alimentos (CBA) y es realizado por el Instituto de Investigación Social Económica y Política Ciudadana (Isepci) en 150 comercios de cercanía ubicados en los barrios populares de Mar del Plata y Batán, durante el mes de octubre los precios se incrementaron en 8,2%. De este modo, una familia marplatense compuesta de dos personas adultas y dos hijos/as pequeños/as que en septiembre precisaba $ 48.859 para comprar sus alimentos indispensables, un mes más tarde requirió de $ 52.876 para adquirir los mismos productos y evitar caer por debajo de la línea de indigencia. Además, si comparamos los valores de octubre de este año con el mismo mes del año pasado cuando la CBA costaba $ 26.828, el aumento interanual es del 97,1% (subió $26.048).

El Director del Isepci Mar del Plata, Rodrigo Blanco, planteó: “El Índice Barrial de Precios es una herramienta participativa que venimos desarrollando desde hace años en la ciudad y el país. Nos basamos en la metodología del INDEC, pero con la diferencia sustancial de que el proceso que llevan adelante todos los meses más de cuarenta relevadoras lo orientamos a 150 comercios de cercanía de los barrios populares de Mar del Plata y Batán. Allí donde no llega el control y el acompañamiento estatal a los comerciantes. Desde octubre de 2021 al mes pasado, los precios de los alimentos básicos muestran incrementos fuera de control, aumentando siempre por encima de los ingresos de los sectores populares.”

Con respecto a los rubros que componen la canasta básica alimentaria, el de verdulería acumula un incremento interanual de 160% y el de almacén un 109% de aumento en un año (ambos por encima del promedio general), mientras que las carnes se incrementaron en 56%, comparando octubre de 2021 a octubre de 2022. En el último mes los productos que más aumentaron fueron dentro del rubro verdulería, la papa en un 83%, el zapallo 33%, la batata 31%, la banana 16%, la lechuga 14% y la manzana 12%. En segundo lugar, en almacén, subieron las galletitas saladas 22%, los fideos guiseros 19%, las arvejas 16%, la mermelada 14%, el arroz y la harina subieron 7%. En última instancia, el corte de carne con mayor incremento fue el pescado (11%).

Seguidamente, Blanco detalló: “En octubre incorporamos una nueva medición al relevamiento, en vista de la necesidad de contar con más herramientas para debatir el impacto de la inflación en los bolsillos de las familias de los barrios populares. Así, comenzamos a medir una selección de 18 productos de higiene y limpieza en 100 comercios de cercanía. Los primeros resultados (tomando siempre por cada producto el más barato) arrojan los precios promedio de: jabón blanco (200 gr.) $162; jabón en polvo (800 gr.) $285; jabón líquido (800ml.) $338; jabón de tocador (125 gr.) $156; shampoo (900 cc.) $330; acondicionador (900 cc.) $331; pasta dental (125 gr.) $244; detergente (750 cc.) $224; limpiador cremoso (375 gr.) $239; aromatizante/desinfectante de piso (900 ml.) $189; lavandina (1 lt.) $159; papel higiénico (4 unidades) $278; rollo de cocina (3 unidades) $274; esponja de cocina (1 unidad) $102; esponja metálica (1 unidad) $110; pañales de bebé (16 unidades) $537; toallitas húmedas (50 unidades) $274; y toallas femeninas (8 unidades) $175. Continuaremos con esta medición a fin de poder analizar las variaciones intermensuales.”

A continuación, el referente de Libres del Sur en la ciudad, Rodrigo Blanco analizó: “Como marplatenses y batanenses nos preocupa enormemente que la inflación en un año ya esté alcanzando los tres dígitos. Con este golpe al bolsillo de las familias no hay recomposición salarial ni programas sociales que den abasto, y esto explica que salarios e ingresos siempre corran a la inflación por atrás. El gobierno no está controlando con firmeza a los formadores de precios, sino al contrario, permite que incrementen sus ganancias a costa de la calidad de vida de la población trabajadora y humilde. En los hechos, los precios de los alimentos no tienen ninguna contención: cada vez que se sientan con empresarios, el gobierno cede y acuerda nuevos aumentos, demostrando la ausencia de límites reales. Pero no es sólo en alimentos, también los costos del transporte vienen subiendo, y empujan a la suba a los alimentos.”

En conclusión, Blanco sostuvo: "Las declaraciones de todos los funcionarios del gobierno, desde el presidente para abajo, que vienen afirmando desde el primer día que asumieron que su primera prioridad es la lucha contra la inflación y el hambre, chocan permanentemente contra la pared de la constante pérdida del poder adquisitivo de los sectores de menores recursos, que empuja a más marplatenses y batanenses por debajo de las líneas de indigencia y de pobreza."

Comentarios