Se demora la licitación del basural y crecen las sospechas

Después de haber el Concejo Deliberante apurado la aprobación del cuestionado pliego, el Emsur, que dirige el Sebastián D’Andrea, parece administrar lentamente los tiempos para la convocatoria a la millonaria licitación.

Por Redacción

lunes 14 de noviembre, 2022

Después de haber el Concejo Deliberante apurado la aprobación del cuestionado pliego para la operación del Centro de Disposición Final de Residuos, el Ente Municipal de Servicios Urbanos (Emsur) que dirige el Sebastián D’Andrea, parece administrar lentamente los tiempos para la convocatoria a la millonaria licitación que deberá determinar quiénes serán los nuevos operadores del relleno sanitario.

Este pliego está direccionado, este pliego busca que una empresa que está operando, y que cuando hicimos la visita dijo que le interesaba ser la adjudicataria, que es Ciageser, que seguramente va a ser la que va a ganar la licitación”, denunció el concejal libertario, Alejandro Carrancio, en la sesión que se aprobó el pliego. Se trata de un negocio de 5 mil millones de pesos.

Desde que arrancó el debate del pliego en el cuerpo legislativo, en distintos ámbitos, se asegura que "corren con el caballo del comisario" las  empresas que actualmente operan el predio, amparadas tanto por una cuestionada contratación directa anterior como por una “redacción deliberada del pliego” que ahora, en novedad legislativa, permite a empresas de transporte “recolectoras de residuos” operar complejos ambientales aún cuando carezcan de toda experiencia e idoneidad en la materia.

Esa falencia, de acuerdo a lo que ha trascendido en el ambiente del negocio de la basura, es la que las empresas Ciageser y Esur intentarían enmascarar con un acuerdo celebrado semanas atrás con la Universidad Tecnológica Nacional -regional La Plata-, para darle músculo y mácula a su extrema delgadez de antecedentes, ya seguras de la adjudicación que les propiciaría el Emsur, aún cuando el concurso de universidades públicas con alto grado de politización -y sospechas- no es novedad en cuanto a evitar o desvirtuar procesos licitatorios se refiere, según han denunciado desde la oposición. Polémica que se reeditara recientemente con la habilitación del sistema de fotomultas, enancado en un objetado acuerdo con la Universidad Nacional de San Martín.

Pero las demoras en que incurre ahora el Emsur reconocerían distintas razones. “La política ya habló”, repiten desde una banca de cocnejales que votaron en contra del pliego, planteando el “direccionamiento” que contendría el mismo.

Esa y no otra sería, según el mismo edil, la preocupación de D’Andrea y del doctor “ambiente” Mariano Perticarari, Director General de Residuos del Ente; es que superada la fortaleza política (“tenemos los votos”), ahora queda -despojado- el expediente administrativo de formación de las cláusulas que determinarían la predisposición y adjudicación en favor de las actuales operadoras.

Ocultar o disimular la maniobra sería la principal materia de desvelo -y dilaciones-, en especial por parte de Perticarari, quien es abogado administrativista y bien sabría las personales e insalvables deficiencias procedimentales que el expediente presenta”, esa frase se ha escuchado con insistencia en los últimos días en la sede del Emsur.

Porque de ser judicializada la cuestión, en cualquier fuero que se pretenda, difícil será justificar la falta de motivación de ciertos actos administrativos que implicarían un flagrante desvío de poder, por no mencionar negociaciones incompatibles con la gestión pública”, anticiparon dos reconocidos letrados del foro local al ser consultados por este medio.

Sucede que se observarían en el expediente “intervenciones injustificadas que, sin ningún antecedente o informe que lo avale, introduce modificaciones respecto de la capacidad técnica necesaria (habilitando a las ‘recolectoras’), incorpora el requerimiento de tecnología de reducción de volúmenes (curiosamente la misma que habrían adquirido las actuales prestadoras y que ‘sin ponerse colorados’ se mostró en la visita al predio), y se ignora -casi podría decirse se manera inaudita- el contundente informe de contaduría del propio Emsur advirtiendo irregularidades”. “Estas anomalías, todas ellas, precisamente firmadas de puño y letra por el propio doctor ‘ambiente’ Perticarari”, agregaron dos asesores legislativos del HCD que leyeron y estudiaron rigurosamente el expediente.

Otros sectores sin representación política en el Concejo Deliberante, por su parte, justifican “la demora en el llamado a licitación en dos circunstancias que, ambas por caminos distintos, llevan directo al desparpajo del direccionamiento que contendría el pliego”.

Unos, los más graves, aseguran que “la dificultad y demora estaría determinada por el hecho de que, al ser tan ajustado el ‘traje a medida’ confeccionado para aquellas transportistas -requisitos de antigüedad, población asistida, facturación, patrimonio neto, etc,-, hoy asumirían la dificultad de encontrar ‘pares’ que estén en condiciones de acompañar y dar cobertura al proceso, ganando tiempo para resolver esta dificultad autogenerada”.

Pero a la par hay quienes, a su vez más cáusticos y con alto grado de ironía -no por ello menos atendible-, señalan que “la dilación sería deliberada y con una estudiada estrategia distractiva: esconder un elefante en la Bristol llenando de elefantes la playa; esto es, el comienzo del mundial de fútbol y la borrachera de las fiestas de fin de año”.

Coligen estos estudiosos de las prácticas políticas -y de la sabiduría formada en la “calle’ y diplomada en el café”-, que los goles que se gritarán en los bares, oficinas y hogares, podrían disimular otras jugadas menos lucidas, y con ganadores designados de antemano. Resultan contundentes en sus sentencias: “¡Olvidate, si ya está visto que hasta el VAR puede ser manipulado!”. Sea como fuere, la pelota está a punto de empezar a rodar.

Comentarios