Tras sufrir una gastritis erosiva con sangrado, Alberto Fernández se reunió con Xi Jinping

El nuevo parte médico firmado por el médico Federico Saavedra indicó que el Presidente se encuentra “en buen estado de salud”. El mandatario reanudó sus actividades con control médico.

Por Redacción

martes 15 de noviembre, 2022

El presidente Alberto Fernández, fue evaluado por médicos tras sufrir un episodio de hipotensión y mareos previo al inicio de la Cumbre del G20 en Bali, Indonesia, y le diagnosticaron una gastritis erosiva con signos de sangrado. El mandatario se encuentra en buen estado de salud y mantuvo la reunión bilateral prevista para este martes con su par chino, Xi Jinping.

El nuevo parte emitido por la Unidad Médica Presidencial a las 15.26 hora local (4.26 de la Argentina) señaló que “en el día de la fecha el Señor Presidente de la Nación Argentina, Dr. Alberto Ángel Fernández fue evaluado médicamente, se diagnosticó una gastritis erosiva con signos de sangrado, recibió el tratamiento médico adecuado encontrándose en buen estado de salud y reanudando sus actividades con control médico”.

“Este equipo mantendrá informada a la opinión pública de la evolución médica del Señor Presidente de la Nación”, completó el informe firmado por el médico Federico Saavedra.

Alberto Fernández tuvo “un episodio complicado” porque “sangró mucho y eso le provocó la descompensación”, según explicaron fuentes de Presidencia.

El mandatario fue trasladado al Sanglah General Hospital de Bali, acompañado por el ministro de Salud de Indonesia, Budi Gunadi Sadikin, y en ese centro asistencial le hicieron estudios y le aplicaron suero, añadieron los voceros a los periodistas que cubren la gira presidencial.

A las 11.16 de Indonesia (las 0.16 de la Argentina), un primer parte médico indicaba que Fernández presentó “un episodio de hipotensión y mareos” y “por tal motivo se decidió realizar los estudios de diagnóstico de rigor a fin de preservar su salud y evitar complicaciones”.

Mañana, el Presidente se reunirá con la directora del FMI Kristalina Georgieva.

Comentarios