"Cristina presidenta": cantitos, caras y trastienda del acto de CFK en La Plata

La vicepresidenta habló una hora en el estadio Único de La Plata. Al final del acto subió a Axel Kicillof y a Wado de Pedro al escenario. La delegación de Mar del Plata se apostó en la tribuna, incluida la líder del espacio Fernanda Raverta, junto a concejales y simpatizantes.

Por Redacción

viernes 18 de noviembre, 2022

Fue uno de los actos más importantes de su carrera política que contó con un slogan con sabor a campaña para 2023: “La fuerza de la esperanza”. A las 19:45 horas y ante más de 60 mil militantes, Cristina Fernández arribó vestida de blanco a un escenario que estuvo centralizado en su figura y solo en su figura en el estadio Único de La Plata.

La Cámpora, si bien estuvo en todos los rincones, su espacio principal estuvo frente a la dirigenta y exhibió una bandera que tapaba toda la cabecera con un mensaje contundente y preciso: “Era tan diferente cuando estabas tu”. Estuvo casi una hora y repasó varios temas en su discurso.

Fue desde ese espacio que Máximo Kirchner, algo camuflado y con una gorra estuco entre medio de la militancia. Mayra Mendoza, intendenta de Quilmes estuvo junto a él, alentando, arengando y gritando desde un paravalancha.

La delegación de Mar del Plata, conformada por concejales, funcionarios con asiento local, simpatizantes y afiliados al PJ se reunieron junto a Fernanda Ravera en una de las tribunas. Por eso llamó la atención no ver a la titular de la ANSES en la primera fila donde tenía asignado su asiento junto a ministros.

Minutos antes de subir al escenario se pudieron observar videos que contenían imágenes y discursos de Perón, Evita, Néstor y Diego Armando Maradona. “No saben las ganas que tenía de volver a verlos”, dijo ni bien comenzó a dar su discurso. Ante la constante arenga por parte de los presentes, la Vicepresidenta apeló a una frase de Perón para responder con cierto enigma ante la militancia que cantaba “Cristina presidenta”: “Todo en su medida y armoniosamente”, deslizó.

Por otra parte, dedicó gran parte de su discurso al tema de la seguridad. “Debemos incorporar la seguridad al acuerdo democrático. Hay que terminar con debates absurdos porque la democracia tiene una deuda en materia de seguridad”, remarcó -según consigna El Destape- y agregó: “La inseguridad es un tema complejo que hoy lo sufre el conjunto de la sociedad argentina”.

En ese sentido recordó que el 1 de septiembre, fecha del intento de magnicidio “se quebró el pacto democrático, el de respetar la vida”. Por ello pidió “volver a construir ese acuerdo democrático separando a los violentos, al lenguaje del odio, al que quiere que el otro se muera porque piensa diferente”.

La seguridad como uno de los tópicos dentro de su discurso responden no sólo al intento de magnicidio, sino también a la búsqueda de cooptar una agenda que hoy es casi exclusiva de la oposición. “Es demasiado grave el problema”, señaló. De esa forma pidió “desplegar miles de gendarmes en el conurbano, en lugar de tenerlos en el medio de la Patagonia haciendo vaya a saber qué”.

Como mensaje final pidió “convertir el 17 de noviembre en el día del militante por la Argentina”, y con el tema “arrasando” de Talia, Cristina bailó, saludó a la militancia, agradeció su presencia y sólo subió al escenario a dos dirigentes: Wado de Pedro y Axel Kicillof. Un mensaje en clave electoral y de cara a 2023.

Además recibió un presente que mostró mientras saludaba a la militancia: la camiseta de la selección Argentina con el número 10 y “Cristina” como único nombre. El acto finalizó con algunos fuegos artificiales y miles de papelitos plateados volando por los aires tanto fuera como dentro del estadio.

 

 

Comentarios