Efecto petroleras: Guyana es el país que más crecerá este año en el mundo

Este pequeño país con 214.969 km² y un PIB per cápita en 2021 de casi US$10.000, ha encontrado en el petróleo el motor para acelerar su crecimiento. Se espera que los ingresos del gobierno procedentes de la producción de petróleo y gas aumenten hasta 2025, alcanzando los US$4.200 millones anuales.

Por Redacción

lunes 12 de diciembre, 2022

Guyana, una pequeña nación, que limita con Venezuela y Brasil, y figura dentro de la región caribeña y centroamericana, es el país que más va a crecer en el mundo con el ¡52!, como así lo estima la Cepal.

Esta es una cifra salida de todos los análisis, pero si se analiza con detenimiento cuál es la razón del sorprendente crecimiento cuando la mayor parte de países apenas se están recuperando del impacto económico de la pandemia del covid 19 y de los efectos de la guerra en Ucrania.

Este pequeño país con 214.969 km² y un PIB per cápita en 2021 de casi US$10.000, ha encontrado en el petróleo el motor para acelerar su crecimiento.

Es considerada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) como la economía de más rápido crecimiento del mundo, y planea utilizar su nueva riqueza de petróleo y gas para financiar inversiones en otros sectores que reducirán su dependencia de los hidrocarburos, como hace poco lo dijo su presidente Mohamed Irfaan Ali durante un viaje a Estados Unidos.

El gobierno quiere utilizar los ingresos de sus enormes depósitos de petróleo en alta mar para financiar inversiones en minería, turismo, agricultura y otros sectores.

Depósitos

No en vano el FMI pronostica que la economía de Guyana crecerá 47% este año gracias a la exploración de petróleo, y el gobierno pronostica una producción de alrededor de 800.000 barriles por día para 2025. Sin embargo, la Cepal proyecta a este país alcanzar un PIB del 52%.

Sin duda los depósitos de petróleo en alta mar, que Exxon Mobil perforó con éxito por primera vez en 2015, son tan grandes en relación con la población de Guyana de 780.000 habitantes que algunas proyecciones muestran que el país está en camino de superar a Kuwait para convertirse en el mayor productor de crudo per cápita del mundo.

Su presidente Irfaan Ali, también pronosticó que planea utilizar la afluencia de fondos para construir carreteras e infraestructura para abrir otras áreas de la economía, incluidas sus minas de oro, diamantes, bauxita y cobre, dijo Ali.

El país también quiere proteger su selva amazónica, dijo Ali. Las espesas selvas que cubren la mayor parte de su territorio tienen el potencial de generar más de 100 millones de dólares al año en créditos de carbono, dijo.

Guyana, la economía de más rápido crecimiento del mundo, planea utilizar su nueva riqueza de petróleo y gas para financiar inversiones en otros sectores que reducirán su dependencia de los hidrocarburos, dijo su presidente.

El gobierno quiere utilizar los ingresos de sus enormes depósitos de petróleo en alta mar para financiar inversiones en minería, turismo, agricultura y otros sectores, dijo el presidente Mohamed Irfaan Ali durante un viaje a Estados Unidos.

Impacto

La economía guyanesa se vio afectada negativamente por la pandemia y las inundaciones de 2021, pero se ha recuperado bien respaldada por el auge del petróleo y las acciones políticas. Tras la recesión inducida por la pandemia y el retraso de la transición política en 2020, el crecimiento económico se recuperó en 2021, con un PIB no petrolero que alcanzó el 4,6%.

La guerra en Ucrania exacerbó las presiones inflacionarias en 2022, debido principalmente a los precios más altos del combustible y los alimentos, pero el gobierno implementó medidas para mitigar el impacto en los hogares vulnerables y la economía. A pesar de que el déficit en cuenta corriente se amplió significativamente en 2021 en parte como reflejo del aumento de las importaciones de capital, la posición de reserva de divisas mejoró, debido a la nueva asignación de Derechos Especiales de Giro (DEG).

Después de deteriorarse notablemente en 2020, la posición fiscal se mantuvo adecuadamente favorable en 2021. En respuesta a la pandemia, las autoridades reasignaron los gastos a subvenciones y transferencias en efectivo y a proyectos de inversión pública «listos para la pala», principalmente mejorando las redes de carreteras y proporcionando viviendas asequibles, y aliviaron la carga fiscal sobre los más vulnerables.

Asimismo, la deuda pública se situó en el 42,9% del PIB a finales de 2021, una de las más bajas de la región. Las perspectivas a mediano plazo de Guyana son más favorables que nunca, y el aumento de la producción de petróleo tiene el potencial de transformar la economía. Se espera que la producción de petróleo aumente significativamente con la entrada en funcionamiento de dos grandes campos petrolíferos en el Bloque Stabroek durante 2022-26.

Se estima que las reservas de petróleo comercialmente recuperables de Guyana superan los 11.000 millones de barriles, la tercera más grande de América Latina y el Caribe, y uno de los niveles más altos de reservas de petróleo per cápita en el mundo.

Esto podría ayudar a Guyana a crear importantes amortiguadores fiscales y externos para absorber las perturbaciones y, al mismo tiempo, abordar las brechas de infraestructura y las necesidades de desarrollo humano.

Volatilidad

Sin embargo, una mayor dependencia de los ingresos petroleros expondrá a la economía a la volatilidad de los precios mundiales del petróleo. La desaceleración de la economía mundial y las repercusiones de la guerra en Ucrania también podrían afectar negativamente a las exportaciones no petroleras. Por otro lado, el aumento de los precios mundiales del petróleo y los descubrimientos adicionales de gas y petróleo podrían mejorar significativamente las perspectivas económicas a largo plazo de Guyana

En una visita en junio de este año del FMI, el organismo elogió los esfuerzos de las autoridades descritos en la Estrategia de Desarrollo Bajo en Carbono 2030 para mantener la cobertura forestal del país y abordar los desafíos del cambio climático mediante el cambio hacia fuentes de energía renovables, al tiempo que ingresa al mercado internacional de créditos de carbono.

Asimismo, Guyana ha fortalecido recientemente el marco de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y el FMI recomendó nuevos avances en esta esfera. Guyana ha sido eliminada del Grupo de Acción Financiera del Caribe (GAFIC) y de las listas negras de la Comisión Europea sobre blanqueo de dinero.

Ingresos hacia arriba

A medida que la floreciente industria guyanesa de petróleo y gas en alta mar va cobrando fuerza, los ingresos del gobierno procedentes de la producción nacional están en camino de superar la marca de US$1.000 millones este año y acelerar hasta los US$7.500 millones anuales en 2030, según la investigación de Rystad Energy.

Este año será un punto de inflexión para que el gobierno de Georgetown comience a capitalizar las vastas reservas del yacimiento en alta mar, ya que los ingresos se duplicarán con respecto a los niveles de 2021.

Los umbrales de rentabilidad y la intensidad de las emisiones por debajo de la media en el yacimiento Stabroek harán que Guyana pase de ser un productor relativamente pequeño a un líder mundial en los próximos años, consolidando la posición del país como un actor competitivo y favorable a la política de producción en alta mar.

Se espera que los ingresos del gobierno procedentes de la producción de petróleo y gas aumenten hasta 2025, alcanzando los US$4.200 millones anuales.

Comentarios