"¿Con qué derecho le arrebataron la vida a mi hijo?", dijo la madre de Báez Sosa

"Lo atacaron por la espalda, lo tiraron por el piso. Le reventaron la cabeza, ese cuerpito que yo lo tuve nueves meses en mi panza", relató Graciela Sosa Osorio frente al tribunal que juzga a los rugbiers implicados en el caso.

Por Redacción

lunes 2 de enero, 2023

María Graciela Sosa Osorio, la madre de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado a golpes el 18 de enero de 2020 frente a un boliche de Villa Gesell, aseguró hoy que ella es "una mujer acabada", que su hijo "era un ángel" y que no comprende cómo chicos de su misma edad lo atacaron y le "arrebataron la vida", al declarar en la primera audiencia del juicio a los ocho rugbiers imputados por el crimen, que se lleva adelante en los tribunales de Dolores.

"Éramos inseparables. Éramos una familia feliz, humilde, que tratamos de inculcar los mejores valores a nuestro hijo. Era un chico muy sacrificado, desde chiquito", dijo conmovida la mujer, al declarar como la primera testigo del juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de esa localidad.

"No comprendo, y nunca aceptaré, cómo chicos de la edad de Fer le hayan hecho esto. Lo atacaron por la espalda, lo tiraron por el piso, le reventaron la cabeza ese cuerpito que yo lo tuve nueves meses en mi panza", dijo en un tramo de un testimonio cargado de llanto y emoción, al punto de que en dos oportunidades la jueza que preside el tribunal le preguntó si estaba en condiciones de seguir.

"No tuvieron piedad. Le llamaban 'negro'. Era mi príncipe. Lo educamos tanto y que de un día al otro aparezcan en su camino. ¿Con qué derecho le arrebataron la vida?", preguntó Graciela delante de los acusados por el homicidio de su hijo.

"No tengo nada, no tengo razón para vivir. ¿Saben lo
doloroso que es ir al cementerio, tocar la foto de él y no
tener respuesta? Somos huérfanos para siempre. Quiero un
poco de paz".

"Yo extraño muchísimo a Fernando. Van a hacer tres años, para mí es como que el tiempo se detuvo. A veces pienso que es una pesadilla. Pero no es así: Fernando está muerto. Se fue para siempre de nuestra vida. Mi chiquito hermoso tan bueno. Que me dio tanta felicidad. Yo ya soy una mujer acabada, sin vida, sin ganas de vivir. No sé de dónde saco la fuerza, pero sigo adelante. Extraño tanto ese abrazo, que el día de la madre yo no pueda escuchar 'feliz día mami'", señaló la mujer, cuyo testimonio hizo llorar hasta al personal policial que escuchaba desde la puerta del recinto.

Luego, describió a Fernando como "un chico feliz, humilde, tímido" y con
"muchísimos amigos" y a quien decidieron darle todo su apoyo cuando al terminar la escuela secundaria decidió "estudiar la carrera de abogacía".

El comienzo del juicio

El debate por el homicidio del joven estudiante de abogacía se inició pasadas las 10 de este lunes en la sede de los tribunales de Dolores, situados en Belgrano 141, adonde los ocho rugbiers fueron trasladados desde el penal de Dolores, situado a diez cuadras, custodiados por una veintena de efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Máximo Thomsen (23), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23), Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23), y Luciano (21), Ciro (22) y Lucas Pertossi (23), quienes cumplen prisión preventiva en la cárcel de Florencio Varela desde hace casi tres años, fueron llevados a Dolores el día previo al juicio y este lunes, durante la primera jornada, presenciaron toda la audiencia sentados en el banquillo y sin pedir declarar, lo cual pueden hacer en cualquier momento del debate.

Todos ellos afrontan una acusación como coautores del "homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas" y "lesiones leves", en el caso de los amigos de Fernando, también atacados a golpes en la puerta del boliche "Le Brique" la madrugada del 18 de enero de 2020.

Una vez iniciado del juicio, el primero en exponer los lineamientos de la acusación ante el Tribunal Oral en lo Criminal 1 (TOC1) de Dolores fue el fiscal Juan Manuel Dávila, quien responsabilizó a los rugbiers de atacar a Fernando "por sorpresa (…) aprovechando que el mismo estaba de espalda, provocando que caiga" y lo siguieron "golpeando incluso cuando ya se encontraba prácticamente inconsciente, causándole lesiones que le provocaron la muerte".

Tras el alegato del Ministerio Público Fiscal, el abogado Fernando Burlando, quien representa a los padres de la víctima, María Graciela Sosa Osorio y Silvino Báez, como particular damnificado, expresó que "los acusados tomaron la decisión de matar y mataron".

"Vamos a demostrar que los acusados tendieron esa noche sobre Fernando Báez Sosa un verdadero cerco humano" para poder actuar "sin riesgos" para asegurar que "su víctima, su presa" no iba a poder evitarlo "ni contar con ayuda".

Tras ese primer golpe, "se desató una carnicería humana solo concebida en la decisión de quienes agredían", sostuvo Burlando, quien antes de cerrar su exposición adelantó que solicitará la pena de prisión perpetua para todos ellos.

El último en exponer sus argumentos ante el TOC 1 fue el defensor de los rugbiers, Hugo Tomei, quien pidió dos veces la nulidad y suspensión del juicio, primero por considerar que durante las detenciones e indagatorias de los acusados se violaron sus garantías constitucionales, y luego al cuestionar la acusación fiscal colectiva, que consideró "indeterminada", es decir que no precisa -a su criterio- las pruebas contra
cada acusado.

Fuente: Télam.

Comentarios