Furia en Rosario: vecinos del nene de 11 años asesinado prenden fuego la casa de un presunto narco

Vecinos y familiares de Máximo Jerez tiraron piedras y derribaron parte de la casa de un hombre al que acusan por el crimen. El hombre respondió con disparos de un arma 9mm.

Por Redacción

lunes 6 de marzo, 2023

Vecinos y familiares de Máximo Jerez, el nene de 11 años asesinado el pasado domingo en Rosario, atacaron a piedrazos la casa de un presunto vendedor de drogas, le prendieron fuego la moto y el hombre respondió a los tiros desde el balcón. Todo ocurrió cuando los familiares, amigos y allegados del nene fallecido a causa de un disparo regresaban del velorio en Rosario.

La tensión escaló cuando los vecinos llegaron a la puesta del presunto vendedor de drogas y empezaron a arrojar distintos proyectiles. El hombre salió por el balcón y comenzó a responder con piedrazos, pero luego sacó un arma 9 milímetros y comenzó a disparar.

Además, también saquearon la casa y posteriormente la destruyeron.

Minutos después llegaron varios patrulleros de la policía federal y los vecinos le exigieron que detengan al presunto narco, que tenía la cara ensangrentada producto de un piedrazo recibido unos minutos antes.

Pasadas las 13:30, la policía logró detener al acusado, pero no pudo sacarlo por la gran cantidad de vecinos que había frente a la casa.

Tiempo más tarde, ante la llegada de más policías y miembros de grupos especiales fuertemente armados, comenzaron a montar un operativo para poder sacar al narco y su familia.

Incluso, la tía del menor asesinado quedó descompensada y tirada en medio de la calle ante la mirada de los efectivos y los vecinos, que fueron a asistirla. En paralelo, el padre de Máximo recibió varios impactos de bala de goma en su torso.

A pocos metros de la vivienda del narco, los vecinos también prendieron fuego y destruyeron el búnker donde se encargaban de realizar la compraventa de los estupefacientes.

Pasadas las 14, sacaron a la esposa y una de las hijas de ‘el salteño’. Tras caminar unos metros y ante cierta resistencia, lograron introducirlas en la parte de atrás de uno de los patrulleros que debió acelerar a toda velocidad para salir del barrio.

“Dos meses atrás mataron a un chico acá la vuelta y ahora se metieron un pibe de 11 años. Cuando se va la policía amenazan a todas las personas que viven en la cuadra”, señaló un vecino.

Noticia en desarrollo-

Fuente: TN.

Comentarios