Quieren prohibir las "motos ruidosas" en Mar del Plata

Al igual que lo hizo hace pocas semanas la UCR en la legislatura provincial, el concejal del Frente de Todos, Miguel Ángel Guglielmotti, propuso impedir la circulación de motocicletas con caños de escape que provocan explosiones.

Por Redacción

jueves 20 de abril, 2023

Al igual que lo hizo hace pocas semanas la UCR en la legislatura provincial, el concejal del Frente de Todos, Miguel Ángel Guglielmotti, presentó un proyecto de ordenanza para prohibir en el ámbito del partido de General Pueyrredon, la circulación de motocicletas, ciclomotores, cuatriciclos y vehículos de cualquier tipo y cilindrada que no posean caño de escape homologado o que el mismo haya sido modificado, así como aquellos que produzcan ruido de impacto por aceleración, desgaste, estar defectuosos, carecer de silenciador u otros mecanismos.

Tal como adelantó El Marplatense, en la Legislatura bonaerense se presentó un proyecto de ley que busca prohibir la circulación de motos que tengan incorporados tubos de escape que provoquen explosiones o “cortes” y que prevé además fuertes multas.

La iniciativa fue presentada por el diputado provincial de la Unión Cívica Radical (UCR), Valentín Miranda, y además de prohibir la circulación de estas motos “ruidosas” que generan malestar en la ciudadanía, pretende sancionar con una multa equivalente al valor de entre 5 y 50 sueldos mensuales de la Policía bonaerense (desde los $750 mil y hasta más de $7 millones) a quienes comercialicen escapes no homologados para ciclomotores, motocicletas, triciclos motorizados, cuatriciclos livianos y cuatriciclos.

En los fundamentos de la propuesta, que recibió el acompañamiento del bloque de Juntos por el Cambio, el legislador explicó que se propone lograr “la conducción segura para el conductor y los acompañantes; y sin molestias a terceros respecto de la emisión de ruidos provenientes de escapes libres o dispositivos ajenos al rodado que superen el nivel sonoro de ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuatriciclos”.

Concretamente, se pretende alcanzar una nula circulación en la vía pública de vehículos que tengan incorporados escapes libres, modificados los de fábrica o posean cualquier dispositivo que provoque explosiones o los denominados “cortes”, cumpliendo con la ley 13.927 que obliga a poseer un equipamiento silenciador de escape.

De aprobarse el proyecto, se considerará como una falta grave la conducción de motos sin el correspondiente equipamiento silenciador de escape o que posean escapes libres, y no acordes al motor y cilindrada, o cualquier otro dispositivo que provoque “explosiones”.

Por otra parte, se busca modificar el Código de Faltas de la provincia de Buenos Aires para establecer penalidades.

“Los ruidos molestos causados en la actualidad por esos vehículos constituyen un gran perjuicio para la vida cotidiana de los bonaerenses”, describió Miranda y detalló que la Argentina “se encuentra en el quinto lugar respecto al índice de las poblaciones más ruidosas del mundo”.

En ese sentido, remarcó que un informe realizado en 1995 por la Universidad de Estocolmo, y publicado en 1999 por la Organización Mundial de la Salud, denominado “Guidelines for community noise”, consideraba los 50 decibelios (dB) como el límite superior deseable para las horas diurnas, mientras que para la noche se establecía en 30 dB a los fines de garantizar un sueño adecuado.

Graficó que “en ocasiones, los ruidos causados o ampliados por la alteración de piezas mecánicas (escapes libres o bien aquellos que incumplen las medidas requeridas) llegan a escucharse a unos 500 metros de donde se encontrare el vehículo, por lo que, ante reiteradas repeticiones, se vuelve un suplicio la convivencia con este tipo de impacto sonoro”.

Comentarios