A tres meses del inicio, Israel intensifica su ofensiva contra Hamas en Gaza

El Ejército israelí completó el desmantelamiento de las estructuras del grupo armado en el norte de la Franja, donde los islamistas tenían “dos brigadas militares con doce batallones, con un total de 14.000 terroristas

Por Redacción

domingo 7 de enero, 2024

“La guerra no debe detenerse”, considera el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, al cumplirse tres meses de ofensiva militar contra el grupo Hamas, a pesar de las críticas internacionales por la crisis humanitaria en la Franja de Gaza.

“Hace tres meses Hamas cometió una terrible masacre contra nosotros”, dijo Netanyahu, haciendo referencia al ataque del 7 de octubre por parte del grupo islamista que incluyó el lanzamiento de unos 3.000 cohetes y la infiltración simultánea de igual número de milicianos, quienes masacraron a poco menos de 1.200 personas y secuestraron a otras 250 en poblaciones israelíes cercanas a la Franja.

“Mi gobierno ordenó a las Fuerzas de Defensa de Israel que fueran a la guerra para eliminar a Hamas, liberar a nuestros rehenes y garantizar que Gaza nunca más vuelva a ser una amenaza”, añadió el mandatario, según un comunicado de su oficina.

“La guerra no debe detenerse hasta que alcancemos todos los objetivos”, recalcó.

La contundente ofensiva militar por aire, tierra y mar que Israel realiza sobre el enclave palestino ha dejado casi 23.000 muertos y más de 58.000 heridos, así como dos millones de desplazados -casi la totalidad de la población gazatí-, que viven en medio de una crisis humanitaria sin precedentes, en medio del colapso de los hospitales, el brote de epidemias, y la escasez de agua potable, alimento, medicinas y electricidad.

Avance militar

El Ejército israelí confirmó que “los combates continuarán durante 2024″, al hacer una reseña de los primeros tres meses de guerra.

“Hemos completado el desmantelamiento de las estructuras de Hamas en el norte de la Franja de Gaza”, donde el grupo islamista tenía “dos brigadas militares con doce batallones, con un total de 14.000 terroristas”, dijo en una conferencia de prensa Daniel Hagari, portavoz castrense.

Solo en Jabalia, donde se descubrieron ocho kilómetros de túneles, los soldados israelíes asesinaron a un millar de milicianos, siendo el de mayor rango Ahmed Ran Dur, comandante de la división norte, quien pereció en su búnker con otros comandantes, a 40 metros bajo tierra.

“Ahora nos estamos centrando en desmantelar a Hamas en el centro y sur” del enclave, a pesar de que la guerra “tiene un alto precio”, subrayó Hagari, en referencia a los 176 soldados que han muerto -varios por fuego amigo- desde que se inició la ofensiva terrestre, el 27 de octubre.

Según el portavoz, las tropas israelíes han destruido 40.000 armas en toda la Franja, algunas halladas dentro de escuelas, hospitales, mezquitas y viviendas familiares.

Bajo presión

Preocupada por la situación de los civiles en Gaza, la Asamblea General de la ONU adoptó una resolución sobre un cese el fuego inmediato.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, y Josep Borrell, alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, se encuentran de gira en Oriente Medio para intentar desescalar el conflicto y que no se extienda aún más en la región.

La guerra con Hamas atizó la violencia en varios frentes: el grupo chií libanés Hezbollah recrudeció las hostilidades en la frontera norte de Israel, donde se vive la peor escalada desde la guerra de 2006; Cisjordania ocupada vive la época más mortífera desde la Segunda Intifada (2000-05); y los rebeldes hutíes del Yemen han estado atacando a navíos comerciales del mar Rojo.

“Esta guerra nunca debería haber comenzado. Pero ya es hora de que termine”, expresó recientemente Martin Griffiths, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios para la ONU.

Más allá de la presión internacional, muchos israelíes también demandan un cese el fuego a través de protestas en las que exigen el rescate de los 107 rehenes con vida que siguen estando secuestrados en Gaza.

En total, 110 rehenes han sido liberados con vida, la mayoría de ellos a finales de noviembre durante una tregua que permitió su intercambio por 240 palestinos presos en cárceles israelíes. Otros 36 rehenes perdieron la vida, de los cuales 25 siguen en la Franja.

“Netanyahu en jaque”

Otro tema espinoso es el futuro y la postguerra de Gaza: Netanyahu rehúsa vehementemente a que la Autoridad Nacional Palestina, que controla partes reducidas de Cisjordania ocupada, tenga injerencia en el enclave, a pesar de que esa es la perspectiva estadounidense.

Incluso el ala de derecha más radical de su Gobierno aboga por impulsar la “emigración” de los gazatíes a otros países y que Israel retome la política de asentamientos de colonos en el enclave, que desmanteló en 2005.

Pero el Ministerio de Defensa israelí aseguró el jueves que Israel no gobernará la Franja de Gaza una vez que haya concluido la guerra, sino que lo hará una institución palestina -aunque no precisó cuál-, mientras un frente internacional reconstruirá el enclave.

También aseguró que “no habrá presencia civil israelí en la Franja”, aunque aparentemente Israel mantendrá el bloqueo por aire, tierra y mar que ejerce sobre el enclave desde 2007.

Varios analistas consideran que estas medidas provocarán la salida del Gobierno de los socios antiárabes de ultraderecha de Netanyahu, mientras aumentan las manifestaciones que exigen nuevas elecciones.

Comentarios