Vuelven las “Divorciadas, evangélicas y vegetarianas”

La pieza teatral del autor venezolano Gustavo Ott regresa a escena el 19 de agosto en la Sala Nachman.

Por Redacción

martes 16 de agosto, 2016

La obra “Divorciadas, evangélicas y vegetarianas” se estrenó hace dos años en Mar del Plata, y ahora vuelve, con parte del elenco renovado y otra puesta, a la sala Nachman, del Teatro Auditorium, el 19 de agosto a las 21:30.

La pieza teatral del autor venezolano Gustavo Ott presenta a tres mujeres, y deja al descubierto los replanteos femeninos actuales, sus miedos, contradicciones y su potencial en la sociedad de hoy.

obra-divorciadasEl título de la obra define a los personajes, pero sólo en parte, según cuenta Melisa Avilés a El Marplatense, actriz que se incorpora en esta nueva puesta, para acompañar a Laura Sánchez y Tweety Goyeneche, bajo la dirección de Marcelo Chelo Bentivoglio. “Si bien el título remite a una de las facetas, son muy complejas, y cada una tiene un mundo interno muy interesante. Encontrarme con ellas posibilitó que lo fuera creando desde mi lugar”, explica. Y particularmente tuvo que ponerse en la piel de otra persona para su rol, ya que interpreta a una vegetariana. “Yo no lo soy, pero está bueno porque le presto el cuerpo un rato para ciertas cosas y el resto las busco, las creo”, agrega.

A pesar de haberse sumado en esta nueva etapa de la obra, indirectamente tenía relación con ella. “La había leído y trabajaba algunas partes en clases de teatro en colegios. Me incorporé gracias a la paciencia de las chicas, porque era un desafío enorme trabajar con ellas, que ya la habían hecho, la tenían vivenciada, masticada y sabían la recepción del público”, comenta. Sorpresivamente – o no – el personaje que le tocó intepretar era el que más le llamaba la atención cuando conoció el texto.

Por su parte, Melisa Avilés, quien personifica a la divorciada, relata que, en un principio, le generó todo un desafío. “A mí en realidad me gusta más lo que es la comedia, y pude atravesar este personaje a través del juego. En principio, de improvisación para primero interpretar, y luego transitarlo con el cuerpo. Pero todo a través del juego, de los miedos y la depresión. Es un personaje que vive una situación muy límite de su vida. Es inestable y le toca afrontar cosas para las cuales no estaba preparada. Y tiene que buscarle una solución a lo que estaba viviendo”, añade.

Para elaborarlo, prestó mucha atención a las situaciones de la gente a su alrededor y a las devoluciones del público. “Tengo relaciones cercanas que son parecidas a este personaje, y eso también me fue ayudando. Además de la búsqueda, que es algo personal, y todo el tiempo me van saliendo cosas nuevas, en las improvisaciones y en el juego”, culmina.

 


 

Comentarios