Ángeles Marset:“Hay que quitarle poder a la mirada del otro”

“Exorcismo de mujer” es un unipersonal que se convirtió en un clásico, y festeja este sábado sus 200 funciones.

Por Redacción

jueves 18 de agosto, 2016

El unipersonal “Exorcismo de mujer” festejará este sábado a las 21 en Liberart, sus 200 funciones ininterrumpidas, a cinco años de su estreno en la ciudad. La obra está protagonizada por Ángeles Marset, quien la ideó junto a Nora Fernández, una de sus formadoras teatrales.

“Exorcismo de mujer” se estrenó el 3 de diciembre de 2011, y en casi cinco años  ha recorrido diferentes lugares de Argentina y el exterior, recibiendo destacados reconocimientos del público y la crítica especializada, transformándose en un clásico del teatro independiente marplatense.

14054417_10208768334343310_5932602837137485050_oGanadora del Premio Estrella de Mar 2012 como mejor actriz, y nominada como unipersonal en el Festival de Teatro Iberoamericano el mismo año, tuvo un largo proceso de elaboración la puesta. “Fueron dos años, si tomamos en cuenta el tiempo del armado, porque es una obra que no estaba escrita. Fue toda una búsqueda junto a Nora Fernández, a partir de los temas que quería abordar como mujer”, comenta Marset a El Marplatense. A partir de allí, comenzaron los viajes, ya que Fernández reside en Mendoza. “Cada tres o cuatro meses me instalaba en su estudio varios días y hacíamos un entrenamiento muy profundo. De maestra a actriz. Y de ahí, de a poco íbamos dilucidando todos los temas que íbamos a abordar. Pero primariamente todo el entrenamiento mío como actriz. Y para eso, era ir detectando cuáles eran las trabas que tenía y los temas que no surgían desde un lugar intelectual de abordar como mujer, sino todo lo que yo sentía que nos pasaba comúnmente a las mujeres”, amplía.

Por otra parte, aclara que “no es un unipersonal feminista”. “Es femenino porque en este caso por el personaje pasar por un montón de estados emocionales que en algún punto nos representa a todas las mujeres. Muchas veces me han dicho que estoy muy loca con todo lo que hago. Pero me siento muy feliz, porque las mujeres lamentablemente aprendimos a ser muy negadoras. Y creo que recién ahora estamos empezando a comprender como es este funcionamiento de los mandatos y creencias para no mentirnos más. En la obra eso está planteado con mucha claridad. Esta mujer pasa por las cinco áreas universales: la familia, el trabajo, el dinero, la pareja, y el entorno. Ella, en esta lucha de querer despertar, de querer sentirse libre, se encuentra con que está sumamente esclavizada a todos estos mandatos y creencias que ha ido heredando”, explica.

Asimismo, ampliando el concepto de que es un espectáculo no sólo para mujeres, manifiesta que muestra “algo que nos pasa a todos los seres humanos”. “Los hombres no quedan afuera de esto. El público masculino conecta también con la obra, y comprenden que los hombres y las mujeres funcionamos distinto. Nada más ni nada menos que eso. Entonces hay que tratar de no cambiar al otro, porque eso es imposible. En nosotros podemos cambiar todo lo que queramos”, remarca.

-¿En los años que lleva la obra, pensás que algunas cosas han cambiado, o aún queda mucho por exorcizar?

13934577_10208768337543390_2560372075373223837_nLas mujeres vamos a exorcizar durante mucho tiempo, y está bien que así sea porque nos va llevando a tomar conciencia. Yo no me considero una mujer feminista, pero si una gran luchadora porque laburo mucho en mí, en esto de tratar de recuperar la libertad que hemos perdido. Y es algo que no tiene que ver únicamente con una cuestión de independencia, porque a veces se confunde. Yo siento la libertad en mí en esto de tomar decisiones que me hagan bien, y muchas veces, lamentablemente hemos caído en la trampa de que era ser egoísta pensar en uno. Hoy por hoy siento que no es así. Sino pensamos en nosotros por lo que sentimos es imposible desde la verdad poder relacionarnos con los demás. Pero como hemos ido arrastrando patrones que han sido muy mentirosos, darse cuenta hoy que por sobre todo en las relaciones de pareja se pone de manifiesto. En este despertar, tenemos que transitar este camino para poder mejorar las relaciones. Por supuesto tiene que ver con esto de la violencia que ahora se está hablando, mucho más que antes. Si bien la obra no apunta a la violencia ejercida sobre otra persona, pero si, de manera a veces no tan evidente, si está presente durante toda la obra la violencia que se ejerce hacia ella misma por mentirse. Si nosotras nos mentimos damos lugar a que nos mientan. Tenemos que hacer un trabajo muy minucioso para saber qué queremos. Y quitarle poder a la mirada del otro. Tomar decisiones más allá de lo que piensen los demás. Aprender a tener una mirada propia que nos haga sentir bien a nosotras mismas.

Estreno y reposiciones

“Exorcismo de mujer” continuará durante la temporada de verano y además, analizan ofrecimientos para representarla en otras ciudades. Asimismo, la obra que estrenó Marset junto a Federico Farías en diciembre de 2015, “Hábitos privados”, también seguirá en cartel.

Por otra parte, a fines de noviembre, estrenará “Invisible”, en donde comparte la dirección junto a Iván Mesías. La obra, que cuenta con 11 actores en escena, aborda la temática de la trata de personas.

 

 


 

Comentarios