19° C
Clear
Clear

Oreiro humaniza a Gilda en “No me arrepiento de este amor”

La película protagonizada por la actriz y cantante uruguaya arrancó con éxito de convocatoria.

Por LP

sábado 24 de septiembre, 2016

Interpretar a un personaje tan popular y conocido es una tarea complicada de encarar, y, sobre todo, lograr un equilibrio para mostrar una vida personal y laboral sin caer en los lugares comunes, los golpes bajos o el “endiosamiento post mortem” que suelen tener los artistas. A todo esto, se enfrentó Natalia Oreiro para encarnar a Miriam Alejandra Bianchi en el film “Gilda. No me arrepiento de este amor”.

Oreiro, durante su carrera, ha manifestado su admiración por la cantante, y sumado a su forma de cantar, a la llegada que tiene al público y al parecido físico que logró con la caracterización, era la actriz ideal para que se pusiera en la piel de Gilda.

La película de Lorena Muñoz apunta a mostrar también a la cantante fuera del escenario, y todo lo que luchó por conseguir su lugar, en lo personal y laboral. Y precisamente esta pelea, por el equilibrio entre ambos ámbitos se manifiesta en el contraste de los aplausos y la admiración que logra, y su llegada a casa, con un marido que no la comprende ni apoya, e hijos que la reclaman.

Por otra parte, los flashbacks al pasado (interpretados por Ángela Torres) la recuerdan con su padre, quien la potenciaba en el camino de la música.

Más allá de reflejar el inicio de su relación profesional y personal con Juan Carlos “Toti” Giménez, y de evidenciar el complicado manejo de los artistas en el mundo de la bailanta, también muestra cómo todo esto la inspira para componer canciones. Y aumenta su necesidad de transmitir y compartir con el público lo que siente. En un principio, le cierran las puertas por su físico, que no coincide con las cantantes del género de la época, y un momento impactante del film es cuando interpreta uno de sus mayores éxitos –“Fuiste”- en una cárcel, al no tener espacio para cantar.

La película la muestra con su carácter, debilidad y sensibilidad, matizada obviamente con las canciones que suenan aún más auténticas al estar acompañas por parte de la banda original de Gilda.

“Gilda. No me arrepiento de este amor”, en sus primeros días de proyección sumó más de 225.000 entradas vendidas en todo el país.

Asimismo, se anunció que fue adquirida por la distribuidora Paradiso, del argentino Alejandro Suaya, y se estrenará en el primer cuatrimestre de 2017 en los Estados Unidos. La distribución latinoamericana también ya cuenta con países confirmados para el estreno: Chile, Perú, Bolivia, Colombia y Ecuador. Además, se estrenará en Israel, y está cerca de conseguir distribución en Rusia.

 


 

Comentarios