Los mejores villanos de 2016

Por Héctor Peirou. Los mejores del 2016 fueron Miguel Angel Solá, Raúl Taibo y Viviana Saccone.

Por Redacción

domingo 25 de diciembre, 2016

El diccionario de nuestro idioma explica lo siguiente sobre la adjetivación: villano-a. Se define así a toda persona que actúa o es capaz de proceder de forma ruin o cruel. “Creía que era una persona honrada, pero resultó ser un villano´´. La pantalla chica nacional mostró algunos maravillosos ejemplos en esta temática. Los mejores del 2016 fueron Miguel Ángel Solá, Raúl Taibo y Viviana Saccone entre muchos otros.

Por Héctor Peirou

*–Excelente como siempre. De un virtuoso en el arte de interpretar no se podía esperar otra cosa, Miguel Ángel Solá compuso de manera prodigiosa al peor de los villanos en la telenovela “La leona” puesta en pantalla por Telefé a principios del 2016. Solo un actor de raza como lo es él podría haberle dado piel, esencia, gesto, corazón y alma a un ruin como fue su “Klaus Miller”. Recorrió de manera soberbia e impecable todas las ruindades que un ser humano lamentablemente puede habitar en su ser. Esta aborrecible criatura fue el sostén absoluto de esta historia que se centraba sobre un hombre siniestro desde se lo analice. Manipulador, controlador, pero eso sí, con preferencias de muy buen gusto. “Miller” trabajaba como empresario textil y desde ese lugar de poder y dominio hizo todo el daño que puedo: a los suyos y también a sus empleados. En nota al respecto de su labor en la tira dijo: “Muy lejos de mí esta ese hombre”. La frase es más que clara, le dio fisonomía de humano a un hombre diabólico.

*–Otro villano de ley. Integro para dar rienda suelta a su ambición más desmedida. Raúl Taibo –“Lisando Villalba” en la tira de Telefé “Los ricos no piden permiso”– responde ampliamente al personaje porque no le restó ningún matiz de astuto, siniestro, sagaz y obviamente lucha por el poder y el dinero para manejar la estancia “Santa Elena”. Es capaz de urdir todo tipo de patrañas con tal de lograr su propósito. El podría “venderle el alma al diablo” para alcanzar la meta soñada sin importarle quien queda en el camino. Un personaje “soñado” para cualquier actor porque estas “criaturas” de ficción siempre despiertan interés en los televidentes. Se habla mucho más de los malos que de la buena gente, igual que en la vida real.

*–Viviana Saccone ingresó a la tira “Los ricos no piden permiso” que escribió Marcos Carnevale para trastocar la espléndida y tranquila estancia “Santa Elena” de los hermanos “Villalba”. Pérfida, cruel y muy capaz de hacer todo aquello inimaginable para adueñarse la gran fortuna de la mencionada familia. “Laura” va de frente y es capaz de arremeter contra quien sea en pos de cumplir sus negros designios. Para colmo de males “Dios los cría y ellos se junta”. Está casada y a la vez tiene como amante a su tío. Finge su propia muerte o un secuestro imaginario dejando en el campo a su propio esposo y a la pequeña hija. No le falta nada al “ligarse” con “Lisandro” con quien planifican todo aquello que no haría una persona con algo de ética y moral. Espléndido el trabajo de la Saccone, tan consagratorio como aquel que hizo en la obra de teatro “La cabra” junto a Julio Chávez.

*–Canal 9 propone la telenovela de “Telemundo” –Estados Unidos– “El señor de los cielos”. Esta serie que tiene casi 400 capítulos transita la historia real del narcotraficante mexicano Amado Carrillo, pero en este producto toma el nombre de “Aurelio Casillas” que interpreta con exactitud milimétrica el actor mexicano Rafael Amaya. Sobran las palabras para narrar los matices de una persona que “vende” muerte y destrucción, pero eso es un villano absoluto. Tanto poder y dinero logró tener Carrillo que se infiltró en el gobierno mexicano para manejar de manera déspota el “Cártel de Júarez”. Con todos estos elementos los autores “dibujaron” de manera siniestra ese abominable hombre que murió en 1997 en el Hospital de Santa Mónica en México DF siendo billonario en dólares. Algunas voces han contado que los costos, muy altos por cierto para rodar casi 400 capítulos lo puso el hijo “ingeniero” del propio Amando Carrillo.

*–Lo siguiente es historia verdadera y no ficción y se puede leer en la Biblia. Se trata del Rey Balac que gobernaba a su pueblo con mano dura, déspota, impiadoso y cruel. En la telenovela de origen brasileña “Moisés y los Diez Mandamientos” se narra la vida de este hombre que existió 1200 años antes de Cristo y que gracias a la televisión llega a nuestros días para voltear la mirada a los tiempos que se pergeñaba la creación del Estado de Israel. Balac está muy bien interpretado –no pude encontrar el nombre del actor–. Como villano no le falta nada. Todo lo tiene y lo demuestra. Mata sin piedad alguna para mantener el poder. Toma todo lo que quiera, no tiene ni ética ni moral, porque es un hombre demasiado ambicioso que no se detiene ante nada ni ante nadie.

*–“Escobar, el patrón del mal” es una serie de televisión colombiana –en estos momentos está en la Argentina en cable– realizada entre el 2009 y el 2012. Aquí se expone distintas etapas de la vida del narcotraficante Pablo Emilio Escobar Gaviria y se enlazan tramos ficticios que transitan con mucha veracidad por todo aquello que de verdad ocurrió. El actor Andrés Parra es quien hace de Escobar, para esto se sometió con mucha valentía para lograr parecerse muy cerca a lo que fue el verdadero, tanto desde lo interno a lo externo. Excelente es el trabajo logrado y no siempre los intérpretes se prestan a roles tan despreciables como lo fue en vida otro “vendedor” de muerte y destrucción. Parra hizo un villano creíble y posible, máxime teniendo un “espejo” como Gaviria quien se hizo millonario por comercializar drogas y matando a todo aquel que se le cruzaba en su camino.

 


 

Comentarios