Roberto Piazza : "Soy un dramático creador"

El diseñador de alta costura confesó que se iría del país y habló sobre su relación con su madre y su hermano, a quién se lo acusó de abuso sexual.

Por Redacción

sábado 7 de enero, 2017

De carácter tranquilo, pero transgresor. Si hay algo que no le gusta a Roberto Piazza es que le anden con vueltas. Su frontalidad y coraje quedaron demostrados en su lucha contra el abuso infantil y en gran parte de su historia de vida. A los 24 años, cuando ya era el diseñador de grandes figuras como Susana Giménez, Moria Casán y Mirtha Legrand, pagaba solo su petit hotel y lo único que hacía era crear. Su mamá, profesora de manualidades y modista, vio los comienzos de su hijo y su consagración en el mundo de la moda. De ella, él aprendió a combinar los accesorios, algo que desde hace años lo caracteriza.

- "Hollywood", esta colección tan glamorosa, ¿fue un poco inspirada en ella?

Creo que todo lo que hago desde 1975 está de alguna manera inspirado en ella. No me olvido más. El 16 de junio de ese año ella me ayudó a pintar mi primera túnica. Yo quería trabajar porque mi viejo no me pasaba un mango y no quería saber nada con que yo sea diseñador. La túnica quedó divina y fue un éxito. Ella feliz porque mi viejo no la dejaba trabajar, estudiar ni fumar. Éramos cómplices. Fue la única que no me censuró. Nunca hablé con ella de mi homosexualidad. Murió cuando yo tenía 26 años. A mí no me costó asumir mi homosexualidad, le costó a mi papá, a la sociedad y a la gente. Todavía hay personas que te dicen "trolo asqueroso" por las redes.

- ¿La extranás?

Mucho. Me gustaría que estuviera acá. Yo sé que está presente en todo momento. Era muy divertida, creativa, con una energía brutal. Conoció a una de mis parejas y lo amaba. Llegó verme triunfar. Era muy delicada.

-Ahora estás casado, en otro momento más tranquilo de tu vida, ¿Crees que te dejó más solo la homosexualidad o la fama?

La fama, sin dudas. Es una mala amiga, es falsa, soreta y jodida.

- ¿Tenés amigos del ambiente?

Puedo llenar una cancha de Vélez si quiero, pero con amigos solo puedo llenar la mesa de mi cocina. Tengo muchos conocidos geniales, muchos enemigos que me detestan.

-¿Con tu hermano nunca más hubo contacto?

No, el psicópata sigue en Santa Fe. Sigue molestando. Lamentablemente, el hijo de puta sigue vivo.

-¿Qué es lo que más te pesa y lo que más te alivia en la vida?

Lo que más me pesa es el paso del tiempo. Quisiera tener 30 años con esta cabeza. A los gays -que somos muy narcisistas- nos pesa mucho. Como me criaron con una autoestima muy baja, me pesa envejecer. Y lo que me alivia es mostrar mis creaciones en el escenario. También cantar blues, tangos y baladas. Ahora voy a tocar con Leo García.

-¿Qué es lo que repudias de esta profesión?

Odio la banalidad y el snobismo. En Argentina hay mucho: todos cagan por la nuca y son todas princesas. Esa cosa del ´gordo´ la detesto. La cultura se ha mediocrizado de una manera espantosa.

-¿Nunca pensaste en irte a trabajar afuera del país?

Todos los días. Afuera te tratan como un artista maravilloso y acá al contrario, te desvalorizan.

-¿Cómo ves la moda argentina?

En este momento no me gusta. Hay pocos creadores. Gino Bogani es el number one.

-¿Cómo te definís?

Sofistiqué el clasicismo. Mis vestidos tienen el mismo molde pero son todos distintos. Convierto a la mujer en un personaje. Soy un dramático creador.

 


 

Comentarios

Argentina - Coronavirus (COVID-19)

Total casos: 1265 - Muertes: 38 / Mar del Plata Casos confirmados: 10 - Sospechosos: 6 - Muertes: 2