Otra vez vuelve a quedar en el medio de la polémica la alcaidía de Tribunales. Otra vez las instalaciones de Brown y Tucumán vuelven a ser escenario de gravisímas fallas de seguridad. Otra vez la falta de controles vuelven a resonar con fuerza en los pasillos del edificio tribunalicio.

A las evidentes necesidades edilicias que azotan al Departamento Judicial de Mar del Plata, en el último tiempo se han vuelto recurrentes las falencias en materia de seguridad. El episodio que protagonizaron en horas de esta tarde tres detenidos que decidieron darse a la fuga por la puerta principal del edificio, no resulta ningún hecho aislado.

Semanas atrás, a principios de diciembre, el hermano de Walter Escott, quien está acusado de asesinar de un disparo en la cabeza a Valeria Britez, ingresaba al edificio de Brown y Tucumán con un arma 9 milímetros que tenía 4 municiones cargadas en su interior, sin ser advertido en ningún momento por los efectivos policiales ni por el escáner que se encuentra en la entrada.

Mirá también:  Nuevo Amanecer: suman un tráiler itinerante para la venta de productos

Tras este grave suceso, autoridades judiciales se habían manifestado con El Marplatense y reconocían la situación como “payasesca” y que podría haber terminado en una “desgracia” si es que el sujeto en cuestión se proponía actuar con otros fines.

“Tribunales es un edificio público donde hay una gran circulación de personas. No sólo de empleados, funcionarios y magistrados, sino de una gran cantidad de gente que concurre habitualmente. Mucha de la gente que viene tiene un alto nivel de conflictividad, y hay una gran posibilidad de que se generen disturbios”, remarcaba sobre la importancia de los controles el fiscal de Flagrancia, Gastón de Marco, quien aseguraba: “Los controles existen pero deben ser bien aplicados”.

Mirá también:  Escuela 34: más de 200 chicos sin clases porque no llega el colectivo

La situación que se vivió en horas de la tarde este lunes no escapa a ese comentario. Precisamente, los tres hombres que se dieron a la fuga estaban en distintas causas que son tramitadas por Flagrancia. Se trata de Ezequiel Zariello, Matías Pérez y Fernando Rodríguez, todos con antecedentes penales.

En diálogo con El Marplatense, la fiscal Andrea Gómez reconoció que hubo un error “infantil” en la custodia de los hombres que aguardaban en una celda junto a otros dos para declarar y ser notificados por el dictado de la prisión preventiva correspondiente para casa caso. “Había 5 personas en una celda y aparentemente hubo una negligencia porque alguien dejó la puerta abierta”, señaló.

“Tiene que haber ciertos cambios en lo edilicio y reforzar la salida de los mismos. Entiendo que debe haber cámaras en alcaidía de Tribunales en la zona donde están los detenidos para despejar cualquier duda si hubo algún tipo de connivencia”, exigió la fiscal, quien agregó: “A veces son casos que responden sencillamente a negligencias”.

Mirá también:  Un menor fue baleado en el tórax y está grave en el hospital

Otra de las voces que se había expresado con este medio fue la del Secretario General de la Asociación Judicial Bonaerense, Mariano Fernández, quien consideró que no hay que intensificar los controles pero “sí hay que llevarlos a cabo correctamente”: “No veo motivos por el cual intensificar lo que ya está instalado, pero sí hay que llevarlo a cabo correctamente y tratar de hacer las correcciones necesarias para que esto no vuelva a ocurrir”.

 


 

Comentarios

comentarios

Compartir