16° C
Overcast
Overcast

Zurschmitten sufrió una nueva lesión: “Tengo mucha bronca”

El base de Peñarol, que venía entrenando con normalidad tras una operación de cadera, padece un edema en cada tobillo que le demandará un mes de recuperación. “Estamos armando un gran grupo humano, todos se muestran comprometidos y muy predispuestos a entrenar”, dijo el conductor.

Por Redacción

miércoles 30 de agosto, 2017

En febrero, Nicolás Zurschmitten debió operarse de la cadera y se perdió lo que quedaba de la temporada 2016-2017 de la Liga Nacional de Básquetbol. El base cordobés cumplió todos los pasos a la perfección y volvió con todas las ganas en la pretemporada del equipo que comanda Leonardo Gutiérrez. Pero un nuevo problema físico apareció para ponerle un freno.

“Tengo un edema en cada tobillo, eso salió en los estudios. La causa bien no la sé, porque estaba entrenando normal y ya había vuelto a jugar cinco contra cinco. Quizás puede ser porque empecé fuerte tras la inactividad que tuve todos estos meses y se sobrecargaron. De todas maneras, estuve entrenándome perfectamente desde el 25 de junio hasta el 20 de agosto, casi un mes. Estaba muy físicamente, es una lástima”, dijo el conductor de relevo del “Milrayitas”.

“Ya llevo varios días afuera haciendo fisioterapia, poniéndome hielo en mi casa y entrenando diferenciado”, dijo además quien en la pasada campaña en Peñarol disputó 27 partidos con 6.4 puntos, 2.5 rebotes y 2.9 asistencias en 21 minutos en cancha. “No tuve golpes ni torceduras”, se lamentó luego y agregó: “Me venía molestando pero no me impedía entrenar. Una mañana me levanté y tenía mucho dolor, casi no podía caminar. Vine, quise entrenar y no pude. Ahí me hice los estudios y me salió esto. Es en la parte externa de ambos tobillos”.

– Sos un experto en paciencia ya…

No lo sé, pero no quiero ponerme mal porque ya pasé por cosas peores, entonces lo tomo con calma, no me queda otra. Tengo mucha bronca porque ya estaba entrenando a la par de mis compañeros, estaba contento, me sentía bien físicamente. Ahora me pasó esto, pero no me queda otra que esperar. Leo me dijo que me lo tome con calma y espere.

– Más allá de esta mala noticia, ¿cómo ves los primeros pasos del equipo?

Bien porque estamos armando un gran grupo humano. Todos se muestran comprometidos y muy predispuestos a entrenar. Nadie se queja, todos corren y hacen lo que les piden. Ese es el camino, entrenar y seguir conociéndonos entre nosotros.

– ¿Y a Leo en su rol de entrenador?

Con muchas ganas, se lo escucha siempre porque lo que dice es importante. Vamos tomando los conceptos que él pide, sobre todo defensivos, ya que en ataque nos da libertades. No pide que atrás seamos fuertes y lo tenemos que lograr.


 

Comentarios