La escuela de Cerrito Sur sufrió 4 robos en el último mes

Se trata de la Escuela 64 que sufre las inclemencias de la inseguridad de forma constante. En el último hecho, rompieron vidrios y rejas para llevarse una olla para hervir mate cocido y tazas de plástico. “Estamos desprotegidos y tristes”, dijeron.

Por Redacción

sábado 2 de septiembre, 2017

La comunidad educativa Escuela 64, ubicada en el barrio Cerrito Sur, muestra una profunda preocupación por la cantidad de hechos de inseguridad que sufre “en forma constante”. En el último mes, ya hubo cuatro robos en la Institución y lo mismo se repite en fechas anteriores. “Ya no queda nada más que se puedan robar”, indicaron.

“El jueves otra vez que encontramos que habían entrado durante la noche, rompieron vidrios, intentaron llevarse un equipo de música (muy viejo que pasa cassette), forzaron rejas. Entraron a la cocina de la Secundaria y se llevaron lo poco que había quedado, que era una olla para hervir mate cocido y unas tazas de plástico“, detalló Silvana Esteban, vicedirectora de la institución, en diálogo con El Marplatense.

Este último caso “fue menor porque ya no queda nada más que se pueda robar”. Los delincuentes, en diferentes ocasiones, arrasaron con todo lo que había en la primaria y, luego, avanzaron con la secundaria.

“Es el cuarto robo que tenemos en el mes. En agosto 4, dos sólo vandalismo que rompieron puertas de salones para meterse a dormir. A secundario le robaron elementos de cocina. En meses anteriores también otros robos. En lo que va del año ya perdimos la cuenta, una o dos veces por semana ingresan“, aseveró Silvana.

La escuela ubicada en Garcia Lorca entre 98 y 100 no sólo vive problemas a raíz de la delincuencia, ya que también es azotada por los basurales y las ratas que rodean el establecimiento.

En este marco, desde la escuela y los vecinos piden por más presencia policial. “Debería haber un destacamento policial en la plaza. El consejo escolar se hizo presente, reforzó las rejas, cambiaron la alarma. Pero no es suficiente, porque el barrio está a oscuras”, explicó la vicedirectora.

“Nos sentimos desprotegidos. Como institución referente del barrio estamos desprotegidos y tristes”, se lamentó Silvana, quien también pidió al Municipio por la poda de árboles, para “tener la vereda más iluminada y los vecinos puedan ver lo que ocurre”.

 


 

Comentarios