Abril Sosa: “En Mar del Plata los shows tienen vibra de felicidad”

El reconocido artista contó cuál es su vínculo en la ciudad, habló de qué lo une con la música y dio detalles de cómo grabó “Canciones para que me crea”, su último trabajo. Se presenta este viernes en la ciudad.

Por Redacción

jueves 7 de septiembre, 2017

Empezó a tocar a los 12 años, es conocido por ser líder de Cuentos Borgeanos y baterista en Catupecu Machu y recorrió muchos países con su música. Sin embargo, Abril Sosa siempre quiere volver a Mar del Plata, porque -según él- tiene algo “particular”: el público. “Los conciertos terminan con vibra de felicidad en Mar del Plata”, asegura Sosa, quien además recordó los veranos que pasó junto a su familia en la ciudad.

“De grande veraneé muchos años en Mar del Plata. Venía en familia a Playa Grande y es una ciudad que amo. Por algo le dicen la ciudad feliz y el público en los shows le hace honor a ese nombre”, dijo Sosa en una entrevista con Tarde a Pleno, el programa de La 100 Mar del Plata, en la previa de su presentación este viernes a las 21 en Casa Rock.

A su vez, contó que llegó a la ciudad para dar su próximo show y se está alojando Punta Mogotes: “Cuando la vecina se enteró que llegábamos a la noche y vino, nos abrazó. Mar del Plata es una gran ciudad pero tiene un mood de que hay mucho barrio”.

En cuanto a su relación con la música, Sosa aseguró que para él es “la mejor manera de darse a entender”. “Soy de esa gente que no sabe defender sus puntos de vista. No es que sea introvertido, pero soy el que pierde todas las discusiones. Entonces en la música encontré el puente”, explicó el músico, que a los 16 años abandonó la escuela para dedicarse a su pasión a pesar del visto malo de sus padres.

Sobre “Canciones para que me crea” -el último disco que el artista presentará mañana- el artista contó que estuvo presente en todo en todo momento: grabó todos los instrumentos y las voces y también participó de la posproducción. Aunque -advierte- le dejó lugar al productor. “Lo terminamos de grabar y nos fuimos a mezclarlo a Miami con un ingeniero que viene del mundo del regueatón. Cuando estábamos ahí empecé a sentirme incómodo, pero tuve que romper con los prejuicios, porque por eso estábamos con ese productor. Soy abierto a que sucedan las cosas y quedó un disco mágico”.

 

Comentarios