Condenaron a 14 años de prisión al hombre que enjauló a su familia

El Tribunal Oral en lo Criminal N°4 dio a conocer este martes la sentencia contra Edgardo Oviedo, al encontrarlo culpable por los delitos de “reducción a la esclavitud y servidumbre”. Alejandra Suárez Bacone, quien fue vecina y mantenía una relación con el ex delegado de la Uocra en la última dictadura militar, fue absuelta.

Por Redacción

martes 19 de septiembre, 2017

Edgardo Oviedo, el hombre acusado de enjaular a su hijo y su esposa durante años en su casa del barrio Las Dalias, fue condenado este martes por la Justicia a 14 años de prisión. Alejandra Suárez Bacone, quien fue vecina y mantenía una relación con el ex delegado de la Uocra en la última dictadura militar, fue absuelta.

Después de un extenso juicio oral y público que constó de diversas audiencias durante estas dos semanas, el Tribunal Oral en lo Criminal N°4 encontró culpable al sujeto de 66 años por los delitos de “reducción a la esclavitud y servidumbre”. En este sentido, el fiscal de la causa Alejandro Pelegrinelli se mostró satisfecho por la sentencia del acusado, aunque advirtió que desde la fiscalía “analizarán o no la posibilidad de la colaboración primaria de la señora Suárez Bacone”

En esta línea, el fiscal se refirió al comportamiento de los imputados durante las audiencias y dijo que fue “muy particular”. “Las audiencias fueron fuera de lo común. Hubo alguna situaciones en las que el Tribunal ha tenido que tomar medidas que tuvieron que ver orden de a la audiencia, retirando a testigos del seno de la misma”, aseguró Pelegrinelli en diálogo con El Marplatense.

Pese a la descripción que el fiscal hizo de la conducta, Pelegrinelli aseguró que, contrariamente a lo que postuló la defensa, las pericias probaron que Oviedo fue consiente de sus actos. “Se analizaron las condiciones psiquiátricas y psicológicas del imputado y se descartó por completo que el imputado desconociera algunas cuestiones culturales que lo podían encontrar en conocimiento de que su postura era anti jurídica“, manifestó el fiscal.

Si bien el veredicto de los magistrados estaba previsto para el mediodía, debió postergarse para esta tarde y tampoco contó con la presencia del imputado, quien adjudicó problemas de salud para ausentarse de la instancia final. Pese a esto, Pelegrinelli manifestó que a lo largo del proceso sólo hubo “algunas presentaciones” relacionadas a un cuadro de diabetes pero ningún otro problema de salud.

En cuanto a las víctimas del caso, el fiscal contó que ambos se encuentran en un centro que “el área de Acción Social de la Municipalidad consiguió” y explicó que “se encuentran medicados y tratados de acuerdo a sus patologías”. 

Con respecto a Alejandra Bacone, quien fue vecina y mantenía una relación con el ex delegado de la Uocra en la última dictadura militar, y que había llegado al debate oral en libertad, fue “absuelta” por los jueces. A la mujer, se la acusaba por colaborar en mantener encerrados durante años al hijo y esposa de Oviedo, de 32 y 61 años, respectivamente.

EL CASO

El viernes 4 de septiembre del 2015, un hombre de 66 años fue detenido en su casa de Los Naranjos al 4000 luego de que se realizara un operativo policial encabezado por la DDI local. Los trabajos policiales se concretaron a raíz de una denuncia que anoche se radicó en la Comisaría de la Mujer por parte de familiares, que habían afirmado que Eduardo Oviedo encerraba en una “jaula” a su mujer de 61 años y su hijo de 32 años que padece autismo.

Tras la denuncia, la justicia, a través del fiscal Alejandro Pelegrinelli y la policía se coordinaron con el fin de llevar adelante un allanamiento en esta vivienda del barrio Las Dalias.

Mediante el aval de la Justicia de Garantías, se ingresó al domicilio y como resultado se detuvo al individuo. Además, se rescató a su hijo y su esposa, quienes recibieron el apoyo de médicos y asistentes sociales provenientes del área de Asistencia Integral a la Víctima.

Se informó que el imputado fue trasladado a la Unidad Penal 44 de Batán ante el delito de reducción a la esclavitud y servidumbre.

Fuentes de la investigación señalaron que Oviedo sometía desde hacía al menos 5 años a su hijo. “Lo encerraba durante la noche hasta cerca del mediodía”, indicaron y agregaron: “Se trata de una edificación precaria ubicada en el patio de esta vivienda, donde hay rejas y no hay luz”. “No había baño sino tierra con un pozo con materia fecal”, destacó una fuente policial. “Uno se acostumbra a los ladrones, homicidas y muchas cosas, pero esto realmente supera lo que ha visto en su carrera”, dijo.

A su vez, se precisó que había chapas como techo y una abertura por la cual alcanzaba comida como pan o mate cocido y “hasta había alimento para perro que estimamos también les daba para comer”.

Para este hombre encerrar a su hijo y esposa era de todos los días, al menos en los últimos tres años. Lo hacía mediante amenazas y naturalizando su defensa. Este sujeto se había interiorizado que podía llegar la policía y es por eso que buscó retirarlo a su hijo de la “jaula” aunque no pudo hacerlo ante la arremetida de los oficiales. Ante el arribo de los efectivos, Oviedo declaró que “lo hacía porque no podía controlarlo”. Además, se afirmó que la mujer de Oviedo también sufre problemas psicológicos que su marido aprovechaba para realizar este tipo de medidas de encierro.

En tanto, se halló jeringas y nafta, elementos que le suministraba este hombre para que durmiera. Por otra parte, amenazaba a sus otros hijos para que no revelaran sus actitudes.

 


 

Comentarios