-1° C
Clear
Clear

Condena a los neonazis: “Es una pena que marca un antes y un después”

Abogados de la DAIA y querellantes celebraron la resolución de la Justicia y señalaron que es un fallo “ejemplar” que pudo comprobar la asociación ilícita. “Una organización basada en la intolerancia y el odio en un Estado de Derecho no tiene lugar, su único espacio es la cárcel”, aseveraron.

Por Redacción

jueves 3 de mayo, 2018

Referentes de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), organizaciones y querellantes, celebraron la condena de hasta 9 años y medio que recibieron los imputados por los ataques neonazis en Mar del Plata. En este marco, señalaron que es un fallo “ejemplar” que marca “un antes y un después” en la sociedad.

“La DAIA siempre trató de velar por todos los colectivos discriminados a lo largo y ancho del país. Hace rato veníamos viendo este tipo de grupos en Mar del Plata que aquejaban a la comunidad. Siempre dijimos y una vez que tomamos conocimiento dijimos que había una organización en pos de atacar a todos los colectivos discriminados, de manera xenófoba”, comentaron los abogados de la organización en diálogo con los medios.

En este sentido, indicaron que se comprobaron todos los hechos. “Si bien no recibimos la pena que pedimos, es una pena importante para marcar un antes y un después en la comunidad marplatense que estos hechos no pueden ser permitidos. Ni acá ni en ningún lado”, agregaron.

“Creemos que se probó que todo lo que pudimos hacer en el juicio y nuestro trabajo, valió totalmente la pena y fue un gran esfuerzo de todos y los jueces entendieron. Es una pena ejemplar para que otras personas cuando piensen discriminar, no tener tolerancia a los demás, la Justicia nos está mostrando que podemos confiar en ella, que existe, y al que no pueda vivir en tolerancia”, aseveraron.

Por su parte, el abogado querellante César Sivo apuntó que este fallo “refleja lo que la sociedad siente” y lo que “efectivamente pasó”. “Estas personas tenían que estar privadas de su libertad. Desde el momento que el tribunal hizo mención específica al miedo de las victimas y de los testigos al declarar, transmitía a la sociedad lo que pasó en el juicio”, afirmó.

“La condena es por asociación ilícita y amenaza agravada por el crimen de odio. Pone las cosas en su lugar, una organización basada en la intolerancia y el odio en un estado de derecho no tiene lugar. Su único lugar es la cárcel”, apuntó.

Comentarios