12° C
Clear
Clear

Por Roberto Garrone

Desafíos del comercio exterior y el futuro de los silos

Intentan diversificar la carga exportable y sumar usuarios al puerto mientras se espera por el pliego de licitación que atendería intereses contrapuestos. Por Roberto Garrone.

Por Redacción

domingo 13 de mayo, 2018

Por Roberto Garrone. 

Con la industria pesquera retraída y en vísperas de una migración importante de barcos fresqueros a la zafra de langostino que recortará los desembarques en los muelles locales y por ende la porción que aporta la pesca a la torta de exportaciones, la diversificación de cargas y el fomento de las importaciones resulta clave para mantener activo el transporte marítimo ligado al comercio exterior desde el puerto marplatense.

En ese contexto, el encuentro que esta semana puso frente a frente autoridades y operadores portuarios con potenciales usuarios de la terminal marítima, ya sea como exportadores o importadores, tuvo como objetivo mostrar las potencialidades de cada sector.

Aunque parezca inverosímil muchas empresas radicadas en el Parque Industrial desconocen lo que sucede en el muelle de ultramar del puerto, donde amarran de manera periódica los grandes buques de portacontenedores de las navieras MSC y Maersk.

“Hay que romper la zona de confort; la competitividad se logra también reduciendo costos logísticos”, repite con insistencia Marcos Cabrales. El empresario comenzó a usar al puerto como puerta de entrada para los granos de café que llegan de Brasil y ha reducido el valor del flete un 35%.

Gustavo Tonello es el presidente de El Corsario, una empresa pesquera que exporta rayas a China en pequeños volúmenes, unos 60 contenedores al año. El industrial contó que al comenzar a operar por Mar del Plata redujo el costo del flete en 250 dólares por contenedor.

Entre los asistentes hubo representantes de Supermercados Toledo. Desde que se recuperó la escala de los buques de carga en febrero de 2015, luego de la incompleta obra de dragado a cargo de los equipos chinos, nunca exportaron ni importaron por Mar del Plata.

“Tienen intermediarios a los que les conviene seguir operando por Buenos Aires”, le dijo Emilio Bustamante al representante del supermercado. El Directivo de TC2 repite la misma receta para bajar el flete y pone como ejemplo algunos casos de la pesca, como Valastro y Moscuzza, quienes apostaron por mover su producción por el puerto que tienen a menos de 10 cuadras de sus fábricas.

“Hablen directamente con la naviera con la que operan; díganle que si no cargan por nuestro puerto cargaran por otra… pónganse firme… Los que cargan por Mar del Plata no son estúpidos… Los que se suman ahora creo que tampoco: Materia, Havanna…pero tienen que cortar con los intermediarios”, remarcó el directivo ante un auditorio de más de 30 personas.

Desde el Consorcio Portuario también hacen su aporte: bonificarán a las empresas del Parque Industrial que comiencen a operar desde el puerto el ingreso de los 10 primeros camiones con la carga destinada a consolidar en la plazoleta. No trascendió el beneficio que entregaría el propio Parque Industrial.

El encuentro casi termina en un bochorno. Un representante de la empresa Fubao –capitales chinos que ocupan el ex predio de Centauro dentro de la jurisdicción portuaria- cuestionó el costo de un flete que cobró TC2, habló de monopolios y aseguró que por Buenos Aires tenía mejores resultados.

En TC2 sospechan que fue una maniobra para embarrar la cancha. A las pocas horas Directivos de Fubao pidieron disculpas y aseguraron que Carlos Aguer no habló en nombre de la empresa.

Aguer no es despachante de aduana como pensó más de uno que asistió a la reunión. Es arquitecto. Y la documentación que tenía y a partir de la cual se quejaba, estaba incompleta. Le faltaban unas notas de crédito de la terminal.

El incidente en el Parque Industrial parece haber sido la gota que rebalsó el vaso. En TC2 evalúan replantear el proyecto en el predio de los silos, donde presentaron una propuesta de inversión de más de 20 millones de dólares.

El futuro del desarrollo del comercio exterior desde el puerto marplatense necesita resolver este desafío. Qué destino tendrá el predio de los silos, ya transferido a la órbita provincial. En la próxima semana se cumplen los 60 días anticipados por Merlini para salir al ruedo luego que el ministro Etchevhere le entregara el predio de 4 hectáreas a María Eugenia Vidal.

El estudio de ingeniería Larrague & Asociados,  que contrató el Consorcio por 540 mil pesos en diciembre pasado, debe terminar de elaborar el pliego de bases y condiciones. Una pista tangible del perfil que se le asignará al espacio.

La idea de todos es montar una plataforma logística de contenedores para que el puerto marplatense pueda desarrollarse como una herramienta clave en la logística de la producción local y regional.

O de casi todos. Algunos sectores de la pesca, particularmente Moscuzza, también tiene intenciones de quedarse con los silos.  Aunque su mayor obsesión es el muelle grande donde poder disponer su flota de barcos a su antojo.

Otros en cambio no quieren que ese muelle quede bajo el dominio de un operador privado. Esa preocupación se la trasladaron hace unas semanas al Ministro de la Producción, Javier Tizado, acompañados por Merlini.

El borrador del pliego elaborado por Juan Larrague no habría quedado indemne a esa mezcla de intereses. Los de la pesca y los de TC2. Todo mezclado. “Es probable que no participemos”, reconoció Bustamante al cierre de esta columna.

Más de medio millón de pesos gastados para que el asesor sugiera que, al menos en una primera etapa, los silos no tendrían que demolerse, ni tampoco la galería del elevador de granos.

Si se quiere ampliar el perfil del puerto sería un despropósito mantener una estructura que ya corría serios riesgos de venirse abajo hace una década. Muy a tono con la gestión Merlini.

 

 

 

Comentarios