16° C
Clear
Clear

“Cuadernos de las coimas”: así funciona el entramado de corrupción

La reconocida consultora Decisio elaboró un informe que detalla en profundidad el funcionamiento que la Justicia investiga sobre la presunta estructura que se habría montado desde el Gobierno de los Kirchner para la recaudación de fondos ilícitos a través de la obra pública.

Por Redaccion

domingo 26 de agosto, 2018

La reconocida consultora Decisio reveló en las últimas horas un informe que detalla en profundidad la operatoria que habría tenido la estructura que se montó desde el Gobierno de los Kirchner para la recaudación de fondos ilícitos a través de la obra pública, y que hoy es investigada por la Justicia Federal argentina, a través de Claudio Bonadio.

La firma consideró que el escándalo de corrupción que ocupa una de las pesquisas con mayor impacto en el país resulta un “caso clarificador” y señalaron que puede representarse como un “como ejercicio teórico revisarse a la luz de formatos tipológicos del delito e intentar relacionarlo con otras causas en las que aparecen también vinculados los mismos actores”.

A la fecha, según el último informe emitido por el juzgado de Bonadio,  la causa ya cuenta con 30 cuerpos, 15 detenidos, 11 liberados y más de 70 allanamientos. En los procedimientos, ya se secuestraron “más de 250 obras pictóricas en posesión de dos imputados con un valor aproximado de $ 37.000.000 y $ 4.500.000″. Como consecuencia, se incautaron más de $6.350.000, más de U$S 1.245.000 y más € 235.000.

Los detalles del informe presentado por Decisio, con cada uno de los eslabones del complejo entramado de corrupción:

  1. Origen Lícito:

Se puede hablar de “origen lícito” cuando se trata, como en el caso que nos ocupa, de fondos originados en Obras Públicas o contrataciones del Estado. La empresa que ejecuta la obra, emite sus facturas y el organismo estatal que corresponde procede al pago, el cual se realiza con transferencias o cheques, quedando, de esa manera, el producido dentro del circuito financiero formal.

¿Cómo encaja ésto en los cuadernos de Centeno? En primer lugar, si bien se refieren a la actividad de recaudación en el sector de Obra Pública, aún no llegan a vislumbrarse todas las posibles ramificaciones. Las fuentes hablan del “Cajón de De Vido” conformado por Energía (Baratta), Obra Pública (López), Transporte (Jaime) y la importación de Gas y Combustible. Las gestiones del mencionado Baratta encajarían en el punto 3 del gráfico anterior. Es decir, se trataría de fondos que ya han pasado por la etapa 2: Ennegrecimiento. Luego se tratará el particular.

Volviendo a la Etapa 1, Wagner, ex presidente de la Cámara Argentina de la Construcción y presidente de ESUCO, declaró respecto de la existencia de denominado un “Club de la Obra Pública” conformado por un grupo de empresas beneficiadas, donde se decidía quien ganaría cada licitación, para luego “arreglar con López, Baratta o el propio De Vido”. Es decir que una actividad lícita, como la obra pública y merced a sobreprecios en las cotizaciones, generaba fondos para “devolver” al propio contratante.

Supuestamente, gracias a una modificación a la Ley de Obras Públicas, el Estado adelantaba entre un 10% y un 20% del total de la obra, monto que, a excepción del IVA (Impuesto al Valor Agregado), debía ser devuelto a los funcionarios de marras.

El modelo coincide perfectamente con lo establecido por los Fiscales, Gerardo D. Pollicita e Ignacio Mahiques en la Causa Nº 5048/16: “Grupo Austral y otros s/ abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público”, donde expresan que se trata de una “asociación ilícita dirigida por el ex presidente N. Kirchner y luego por su esposa, Cristina F. de Kirchner, quienes con funcionarios de distintas reparticiones del Estado y un reducido número de empresarios amigos, entre ellos  Lázaro Antonio Báez, se habrían dedicado de manera sistemática y constante a llevar a cabo negocios espurios con el objetivo de apropiarse de fondos públicos, evidenciando de esta manera una matriz de actuación propia, en lo que la comunidad internacional ha definido como hechos de corrupción”.

Agregan la existencia de un “direccionamiento de la adjudicación de la obra pública y el diseño de un esquema de beneficios exclusivos en favor del empresario Lázaro A. Báez, en detrimento de las arcas del Estado”.

  1. Ennegrecimiento: cómo sacar el dinero

Luego de que el dinero se hallaba en las cuentas bancarias de las constructoras, se procedía a ejecutar el proceso de ennegrecimiento, es decir retirarse bajo la forma de pagos por servicios diversos que supuestamente habían sido prestados. Obviamente la empresa no podía transferir los montos en cuestión a las cuentas de los funcionarios. Para esto existen distintos caminos y formatos.

De los “Cuadernos de Centeno” no surge esta explicación, ya que Baratta entra en el juego luego de realizado este proceso, es decir que recibía en los bolsones el dinero ya “ennegrecido”.  Un camino tradicional para ejecutar dicho proceso es mediante facturas apócrifas.

Por ejemplo, en la causa Nro 119665/2014, iniciada en Bahía Blanca contra Ficcadenti, el Fiscal Castaño describe el proceso de la siguiente manera: Lázaro Báez obtenía contratos de obra pública de Vialidad para Austral Construcciones, con presuntos sobreprecios millonarios. Luego las siguientes sociedades fantasmas de Bahía Blanca, Terrafari, Calvento y Grupo Penta, emitían las facturas truchas (apócrifas) a favor de Austral Construcciones. Martín Báez emitía cheques a favor de esas sociedades fantasma, que los descontaban en financieras o los cobraban por ventanilla en el banco. La Justicia sospecha que el dinero cobrado de esos cheques quedaba en manos del propio Báez, quién era el encargado de moverlo por el circuito negro de la financiera SGI (conocida como La Rosadita).

No puede obviarse otra operación que parece encajar en el mismo modus operandi.  La empresa “Logística Integral Río Turbio S.H” facturó a Isolux (constructora vinculada a la causa Centeno) $ 48 millones por la construcción de una central térmica en la Patagonia. Lo llamativo de esta sociedad de hecho es que su titular era el Secretario de Seguridad, Berni. Según informes periodísticos, los peritos de la Suprema Corte de Justicia establecieron que dichos pagos no constaban de las correspondientes facturas respaldatorias y habían sido realizados en efectivo.

El mismo formato se observó en un video difundido por un medio periodístico donde “Shakira”, lugarteniente de la dirigente social Milagro Sala (hoy imputada como jefa de una asociación ilícita con prisión preventiva), retiró de una sucursal del Banco de la Nación Argentina en la Provincia de Jujuy, 14 millones de pesos en efectivo, los guardó en bolsos y se alejó en un vehículo.

Procesos como el descripto pueden haber sido los utilizados por las empresas constructoras en cuestión, quienes mediante esas maniobras podrían haberse hecho del efectivo necesario para proceder a sus pagos generando los denominados “bolsones”.

  1. Los “valijeros”

Los “Cuadernos de Centeno” son ricos en la descripción de la Etapa 3 de nuestro gráfico. Un precursor en estas funciones fue, sin lugar a dudas, Leo Fariña, quien relató su rol y el de SGI (conocida como La Rosadita) como un canal para mover billetes en forma física (avión), transferencias o compensaciones, utilización de empresas constituidas en paraísos fiscales y movimientos a otros países como Uruguay y Suiza o hacia el Estado de Nevada en los EE.UU.

La función del “valijero”, es tomar los bolsos del dinero ya ennegrecido y fuera del sistema y ponerlo a disposición de los beneficiarios de las maniobras mencionadas.

Los “valijeros” se multiplican en esta causa. Centeno describe todas y cada uno de las supuestas entregas realizadas por su ex jefe, Baratta. Por ejemplo, bolsos entregados a Daniel Muñoz, secretario de Kirchner, en el domicilio del matrimonio presidencial, Uruguay 1306 de esta capital, los días jueves: el 30/09: 1,8 millones, el 7/10: 5,6 millones, 14/10 3,0 millones y 21/10, 3,5 millones. Esos bolsos habrían sido traslados a Río Gallegos en el Tango 01, desde la Base Militar de Aeroparque, según habría declarado el ex Director Provincial de Aeronáutica de Santa Cruz devenido en piloto presidencial, el “Potro” Velázquez, quien dijo desconocer el contenido.

Otro nombrado es Uberti, también vinculado a la causa del “valijero” Antonini Wilson.

  1. El destino de los fondos
  • Atesoramiento

Ya con los bolsos en su poder los beneficiarios tienen básicamente dos alternativas con su contenido: atesorarlo o lavarlo.

Las formas de atesoramiento, son diversas y tienen la característica distintiva de que el dinero continúa fuera del sistema y no puede ser libremente utilizado para adquirir bienes o efectuar gastos de cierta envergadura.

Para esto resultan de suma utilidad las bóvedas y las cajas de seguridad, tan expuestas periodísticamente como negadas por sus dueños. Por ejemplo, las supuestas bóvedas en la inmobiliaria Sancho, Sanfelice y Asociados, el dragón de Carlos Tomeo en el Country Abril (empresario procesado por lavado de dinero y supuestamente vinculado al ex gobernador Daniel Scioli) y las cajas fuertes del ex Banco Hipotecario Nacional, vendidas o regaladas al ex presidente Néstor Kirchner.

Otra causa aparentemente no ligada, pero que resulta difícil no vincular, fue el descubrimiento de los más de 4, 6 millones de dólares en la caja de seguridad que Florencia Kirchner posee en el Banco de Galicia. En su declaración ante el juez aclaró que ese dinero provenía de la sucesión de su padre y de la cesión de bienes gananciales que le efectuara su madre, de acuerdo a la ley.

Los bolsos de López arrojados a un convento, también son una forma de atesorar, como asimismo fondos sin declarar en cuentas en Suiza, Seychelles u otros países de robusto secreto bancario y abiertas (muchas veces) a nombre de empresas constituidas en paraísos fiscales como Panamá.

  • Lavado de Dinero

La ya mencionada Causa Hotesur, con actores repetidos, permite entender alguno de los formatos. Los fiscales Pollicita y Mahiques, establecen el siguiente mecanismo:

  • Adquisición por parte de una familia Kirchner de una cadena hotelera: Los fiscales dicen que la compra de los tres hoteles de la familia estuvo fondeada con dinero proveniente de la obra pública vial. Lázaro Báez le suministró un flujo de fondos de prácticamente 12 millones de pesos —$11.933.096,50— contemporáneamente a la compra de los mismos.
  • La interposición de la empresa Valle Mitre para la administración y explotación de los hoteles de la ex familia presidencial: hasta ese momento la sociedad administraba un restaurante con ventas anuales $430.095,80. Sin experiencia en el rubro hotelero, comenzó a manejar los tres hoteles y pasó a realizar ventas por más de $ 24 millones, siendo única misión explotar los hoteles de los ex presidentes. En 2013, la difusión en un programa televisivo presumiblemente motivó el cambio de gerenciadora de Báez, por IDEA S.A. de Sanfelice.
  • La canalización de fondos de la obra pública desde las empresas del Grupo Báez hacia Valle Mitre. Los fiscales establecen que se realizó un proceso de reciclaje de una parte de lo defraudado al Estado, a través de la falsa contratación de habitaciones y de salones y contratación simulada de servicios de consultoría integral y marketing. Este flujo de fondos generó ganancias a los ex presidentes y a sus hijos y permitió afrontar los gastos del negocio hotelero.
  • La incorporación del dinero al patrimonio de la familia Kirchner: en un mes Báez debía pagarle más de lo que la empresa ganaba en un año. El dinero, era retirado personalmente por Néstor, Cristina, Máximo y Florencia.

Conclusión

Origen de dinero en sobreprecios de obras públicas, ennegrecimiento a través de facturas apócrifas, blanqueos a través de fondos ingresados desde paraísos fiscales y reintegros a través de pagos por servicios hoteleros no brindados, son sin lugar a dudas un “.modelo de manual”.

Para la consultora, desde el punto de vista de un Sujeto Obligado, es recomendable confirmar si alguna de las empresas mencionadas y/o de los nombres vinculados, son o han sido clientes de la entidad, y en caso afirmativo, evaluar las operaciones realizadas a fin de detectar eventuales inusualidades y proceder conforme corresponda. Esto sin duda contribuirá a mitigar exposiciones no solo al riesgo de lavado de dinero, sino también a riesgos de cumplimiento y reputacionales derivados de tales situaciones.

Comentarios