22° C
Clear
Clear

Siesta dominguera en el Minella

Aldosivi perdió el partido en los primeros cinco minutos y le costó reaccionar. El árbitro se retiró insultado tras su mala actuación. Los hits del “Tiburón” en las apostillas de otra jornada de la Superliga.

Por Redacción

domingo 2 de septiembre, 2018

El plantel de Aldosivi se durmió la siesta tras el almuerzo del domingo y no se dio cuenta que había arrancado el partido. Por eso, Tigre aprovechó y en cinco minutos metió los dos goles con los que se llevó el triunfo.

Afuera de la cancha, por momentos la gente también parecía aburrirse ante la falta de juego de su equipo. Sin embargo, apoyaron desde el aliento en los momentos más flojos para darle potencia a un grupo de jugadores que no tuvieron juego asociado.

A último momento, Álvarez debió hacer un cambio por la lesión de Andrés Chávez. El negro no pudo integrar la nómina por un aparente desgarro y en su lugar ingresó Ozuna mientras que Federico Gino ocupó un lugar en el banco de suplentes.

“Movete, Aldosivi, movete” fue uno de los cantos que se repitió durante el primer tiempo. El equipo no mostraba buenas intenciones y el público cantó para activar a sus jugadores. Sobre el final de los primeros cuarenta y cinco minutos, el “vamos, vamos, vamos tiburón” se hizo sentir.

La actuación del árbitro Echevarría fue bastante pobre, al igual que el línea que cubría la zona de ataque hacia la popular sur. Muy permisivo con los tiempos y casi sin sacar tarjetas, el referí pareció inclinar la balanza con sus errores.

El equipo se fue aplaudido a pesar de la derrota, en un gesto de la gente de acompañamiento para levantar cabeza de cara al próximo partido. El árbitro, en tanto, se retiró entre silbidos e insultos.

La adaptación de Aldosivi de la canción “Bella Ciao”, que se hizo famosa tras su aparición en la serie “La casa de papel”, fue uno de los temas que más cantó la hinchada. De a poco, los hinchas más casuales terminaron de aprenderlo y entonaron sus líneas.

Aldosivi tenía la oportunidad de hundir a un rival que no venía en su mejor momento y es un rival directo en la lucha por los promedios, una tabla que el equipo marplatense tiene como principal por s objetivo de mantenerse en Primera División.

En esta ocasión, la mitad del Minella estuvo vacía porque no se habilitó el ingreso de público visitante, como si sucedió hace dos fines de semana en el encuentro contra Huracán.

Comentarios