29° C
Clear
Clear

habló una comerciante

Saqueos: “Bajamos justo la persiana y nos salvamos de que nos roben”

Vendedores de la Feria Comunitaria ubicada Fortunato de La Plaza y Juramento, al lado del supermercado atacado este martes por la noche, comentaron cómo evitaron un posible robo. Además denunciaron que “esto ya no es un saqueo sino robos organizados por redes sociales”.

Por Redacción

miércoles 5 de septiembre, 2018

Luego de los intentos de saqueos en el Barrio Juramento, donde 5 menores fueron aprehendidos, comerciantes de la Feria Comunitaria ubicada en Fortunato de La Plaza y Juramento, al lado del Supermercado atacado, destacaron a El Marplatense que en el momento del robo “la feria estaba llena”. “La gente se asustó muchísimo pero automáticamente bajamos la persiana, la gente se quedó adentro y nos ayudó“, destacó una de las comerciantes.

La tensión fue en aumento, porque los agresores “golpearon la persiana intentando ingresar”. “Por suerte no pasó a mayores, como no veíamos para afuera tuvimos mucho miedo porque no sabíamos si eran 10 o 20“, indicó la vendedora.

Sobre la inseguridad en la zona, expresó que “hay delitos todos los días en los alrededores”. “En la feria al ser tantos comercios juntos, nos sentimos un poco más protegidos”, agregó.

En cuanto al hecho delictivo de la noche del martes, manifestó: “Esto ya no es un saqueo sino robos organizados, desde las 17 estuvieron mandando audios y mensajes por facebook y whatsapp“. “Yo no soy de ningún gobierno pero esto está siendo preparado, si rompen y se llevan alcohol no lo hacen por hambre“, aseveró.

Además se refirió al sistema judicial donde “haría falta que un juez ponga un precedente”. “Los menores entran por una puerta y salen por otra, si matan, roban o lo que sean salen. Esto se tiene que terminar, hay que defender a la gente, tienen que empezar a meter presos a los menores y sino que se hagan cargo los padres”, explayó.

A diferencia de los ataques sufridos durante el 2013, los comerciantes de la feria destacaron la labor de la policía, que “dejó caballería toda la noche y controló que no suceda nada”.

Para finalizar, dijo que se va a reforzar la seguridad, bajar las persianas antes del cierre y a la noche dejar gente de seguridad vigilando. “No queremos armarnos, me parece una locura, pero la gente, el ciudadano común está cansado y dice basta”, setenció.

Comentarios