13° C
Clear
Clear

Denuncian a la pareja de un diseñador marplatense como “valijero k”

Una testigo italiana se presentó ante la Justicia argentina y apuntó contra Juan Manuel Campillo, ex funcionario de Santa Cruz y esposo del fallecido modisto Carlos Di Domenico. Reveló un supuesto método de lavado de dinero de la corrupción a través de los vestidos y aportó cuentas en Suiza y en la Banca Privada d’Andorra.

Por Redacción

domingo 21 de octubre, 2018

La pareja del reconocido diseñador marplatense Carlos Di Domenico, Juan Manuel Campillo, fue denunciado como “valijero k” por una testigo italiana que se presentó ante la Justicia argentina y reveló un supuesto método de lavado de dinero a través de los vestidos, para lo que aportó a la investigación que lleva adelante el juez federal Julián Ercolini, datos de cuentas en Suiza y en la Banca Privada d’Andorra.

Di Doménico -quien falleció el 17 de mayo pasado en Rosario, a los 66 años- atravesaba una profunda crisis económica y emocional. Su círculo más íntimo concuerda, además, en señalar a su esposo, Juan Manuel Campillo, ex secretario de Hacienda de Santa Cruz y uno de los hombres que mejor conoció los secretos financieros de Néstor Kirchner, como el responsable de esta situación.

Los hijos del reconocido modisto, Stéfano y Carla, descreen de una muerte por leucemia y esperan que la Justicia ordene la autopsia sobre el cuerpo de su padre para confirmar o descartar un asesinato. En paralelo, el juez Julián Ercolini investiga si Campillo -señalado como el primer valijero k- blanqueó dinero de la corrupción a través de la estructura de negocios del diseñador y si llevó a cabo maniobras defraudatorias para vaciar sus empresas y despojarlo de sus bienes.

La causa, que se inició por una demanda laboral de los ex empleados de Di Doménico, sumó un elemento clave: una testigo italiana vinculó al ex secretario santacruceño con supuestas maniobras de lavado de los Kirchner.

Anna Putrino, ex apoderada del diseñador en Italia, reveló el supuesto método utilizado por el viudo del modisto para blanquear dinero y afirmó ante el fiscal Jorge Di Lello que en la intimidad Di Doménico “decía que Campillo era valijero y que sacaba plata a Panamá y las Islas Vírgenes de los Kirchner”. La mujer también aportó cuentas en el exterior de las que retiraba fondos para comprar prendas y telas, siempre por orden del modisto y su esposo, quien en los últimos años se había introducido de lleno en el negocio de la moda tras alejarse de la política.

Así, la denuncia formulada por las abogadas Alejandra Bellini y Florencia Arietto -representes legales de los trabajadores despedidos- dio forma a un expediente que intenta determinar si los fondos utilizados para adquirir los vestidos en el extranjero provenían de la corrupción. Campillo conoció como pocos el destino y manejo de los fondos extraordinarios que la provincia de Santa Cruz cobró por regalías petroleras, que estuvieron depositados en cuentas en el exterior hasta su regreso al país.

Por su parte, Putrino fue durante años empleada de Di Doménico en Italia, uno de los destinos favoritos del diseñador y el sitio donde compraba buena parte de las telas y prendas que luego vendía en la Argentina a reconocidas celebridades. El 15 de septiembre de 2015 la italiana y el modisto firmaron un poder especial que le permitió a la mujer disponer de los fondos de una cuenta en la Banca Privada d’Andorra con los que compraba los materiales luego utilizados en las prendas de colección.

Según la documentación presentada por la testigo, pasaron por allí US$292.209 que nunca fueron declarados. Además, según TN, la testigo italiana aportó otra cuenta en Suiza, de la que dispuso de un volumen de dinero mucho mayor. Esta estructura de negocios -según la denuncia- habría sido utilizada por Campillo para llevar adelante maniobras de lavado.

Comentarios