17° C
Fog
Fog

“Kirchner anotaba las coimas que les debían los empresarios”

En su nueva declaración, Miriam Quiroga, la secretaria privada del ex Presidente complicó a Daniel Muñoz, su viuda, Paco Larcher y un secretario de De Vido. Además, expresó que fue la amante del ex presidente durante más de 10 años.

Por Redacción

jueves 25 de octubre, 2018

Miriam Quiroga, ex directora de Documentación de la Casa Rosada, confirmó que vio los cuadernos en que Néstor Kirchner “anotaba los (nombres) de quienes le debían” plata y, esta vez, dio una serie de detalles de cómo fue el mecanismo de recaudación de coimas entre el 2003 y el 2011.

Quiroga le contó al fiscal Carlos Stornelli en la causa de los cuadernos de las coimas que fue amante del ex presidente “durante diez años”, y precisó que fue el ex secretario privado Daniel Muñoz quien le puntualizó que en esos cuadernos se registraban los nombres de los empresarios que le debían sobornos por los contratos públicos obtenidos. También dijo que una vez escuchó cuando Kirchner pidió una puerta blindada por la bóveda de la casa de El Calafate. Y fue testigo, varias veces, del ingreso del “soberbio” del directorio de Ceremonial de Julio De Vido, José María Olazagasti, llevando bolsos.

Después de la muerte de Kirchner, en octubre de 2010, sostuvo que escuchó que la entonces presidenta Cristina Kirchner convocó a altos funcionarios a la residencia de Olivos para que le explicaran sobre los negocios del ex presidente.

En este punto Quiroga, que fue echada de su puesto por orden de Cristina en enero de 2011 y reemplazada por la hermana del Cuervo Larroque, coincidió con la confesión del ex secretario de Obras Públicas, José López. Este reveló que la ex presidenta lo convocó a la residencia de Olivos para que le explicara el significado de esas anotaciones en un cuaderno marca Arte y él le detalló cómo era el “mecanismo de recaudación” de coimas.

En su testimonio, al que accedió Clarín en fuentes judiciales, indicó que en la campaña presidencial del 2003 vio cómo Carlos Senyszyn, ex custodio de Néstor, y Paco Larcher, quien luego sería el número dos de la SIDE, trasladaron bolsos con dinero en una camioneta usada para los actos electorales. El jefe de seguridad de la campaña fue Héctor Patrignani y luego, a partir del 2003, pasó a cumplir funciones en la Presidencia. Nombró al ex policía Juan Francisco Alarcón como el “chofer” de confianza de Kirchner y afirmó que sabía “por dichos que se hizo millonario”.

Además, dio una pormenorizada descripción del rol de cada secretario privado y dijo que Daniel Muñoz “estaba por encima” de todos y era “cínico, burlista, sobrador y bocasucia y tenía una relación de amor-odio con Néstor porque lo maltrataba”.

 

Comentarios