13° C
Clear
Clear

Advierten que las pequeñas industrias de la ciudad están “quebradas”

Fue lo que dijo el titular de la seccional local de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), José Luis Rocha, quien también avizoró un próximo año “más dificultoso” para la actividad industrial. En tanto, habló sobre la profundización del conflicto en Zanella.

Por Redaccion

viernes 2 de noviembre, 2018

Los diagnósticos por el presente de la industria con el paso de los meses sólo muestran un estado de mayor gravedad. Referentes locales de la Unión Obrera Metalúrgica acusaron una situación de quebranto para muchas pymes de la ciudad y, de cara a los próximos meses y el inicio del 2019, pronosticaron un escenario aún “más dificultoso”.

“Las pymes están complicadas. Están totalmente quebradas porque no pueden pagar ni la luz ni el gas ni nada. Cada día que pasa estamos ahogados”, graficó a El Marplatense José Luis Rocha, el secretario general del gremio.

Al brindar su mirada sobre la realidad de la actividad industrial, el dirigente también mostró particular preocupación por los “ajustes programados” por el Gobierno nacional en el Presupuesto 2019. “Significan recesión y la recesión significa pérdida de puestos de trabajo”, afirmó.

“Ya cerró otra planta metalúrgica. Hay indicios de que el año que viene va a ser más dificultoso para los trabajadores. No podemos sostener a las empresas abiertas. La situación que vemos a futuro para 2019 es bastante compleja”, insistió.

Al puntualizar sobre el Parque Industrial, Rocha sólo reconoció un presente más óptimo con el caso de aquellas empresas que están mayormente al trabajo de petróleo a través de Vaca Muerta. “No tiran manteca al techo pero están subsistiendo”, indicó.

Pero uno de los focos de las gestiones de la UOM por esta fecha se centra precisamente sobre Zanella, que tiene una de sus fábricas instalada en el predio de ruta 88 y sobre la cual rige incertidumbre por la continuidad de las fuentes laborales, tras la problemática que inicialmente se profundizó en julio por la falta de ventas.

En esa fecha, el gremio había acordado con la empresa en tener suspensiones programadas por el término de tres meses, donde los empleados cobraban el 62,5 por ciento del sueldo en bruto, con el objetivo de mantener las fuentes de trabajo y la expectativa puesta en esperar una reactivación de las ventas para octubre por el período “estacional”.

“Lamentablemente esto no pasó en octubre y tuvimos que firmar un mes mas de suspensiones en noviembre. Nos preocupa porque veníamos planteando esto hace cuatro meses; sabíamos que esto iba a terminar así y lamentablemente no nos equivocamos”, señaló, y agregó: “No sabíamos quién iba a comprar motos en octubre, y es lo que está pasando. Es preocupante; vemos un diciembre complicado”.

Rocha dijo que se mantienen gestiones con los Ministerios de Trabajo de Nación y Provincia para tratar de obtener algún tipo de ayuda que permita garantizar el sostenimiento económico de los empleados por algunos meses más, hasta tanto se regularice la situación de la firma.

 

 


 

Comentarios