18° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

Mujeres menores de 30, las que más sufren el desempleo en la ciudad

Así surge del informe de desocupación difundido este martes por el INDEC. Mientras que el índice general alcanza al 11,8% de los marplatenses, en este segmento llega hasta el 24,3%. “Cuando hay gente que se cae del mercado laboral, las mujeres jóvenes son el eslabón más débil”, señaló Adriana Donzelli, referente de la CGT local.

Por Redacción

martes 18 de diciembre, 2018

De acuerdo al informe difundido este martes por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), la desocupación afecta al 11,8% de la población marplatense. Sin embargo, dentro de ese grupo hay un sector en el que la problemática se profundiza: entre las mujeres menores de 30 años, el porcentaje de desempleo trepa hasta el 24,3%, doblando el general.

A nivel nacional, la brecha se profundiza. La desocupación entre las mujeres menores de 30 años triplica el índice general: 21,5% frente al 9%. En la misma franja etaria, el 14,5% de los hombres sufren el desempleo. Entre los mayores de esa edad, la falta de trabajo afecta al 7,1% de las mujeres y al 5,3% de los varones.

Adriana Donzelli, referente de la CGT local y titular de SADOP, explicó en diálogo con El Marplatense que varios motivos confluyen para que el desempleo siempre recaiga más sobre las mujeres. “Primero, tiene que ver con todas las cargas familiares y responsabilidades que recaen sobre las mujeres, que hace que, al momento de contratar, los empleadores elijan hombres. Eso se llama penalización de la maternidad. De alguna manera, la sociedad recarga sobre las mujeres determinadas responsabilidades y, a su vez, eso es un obstáculo a la hora de ingresar al mundo de trabajo”, detalló.

Por oto lado, señaló que esto crea un “círculo vicioso” que, ante la falta de igualdad de oportunidades, lleva a las mujeres a ocupar los trabajos en los que hay mayor informalidad. “Es una cadena y, al ser más difícil conseguir trabajo en ese segmento, también hay mayor vulneración de derechos y una mayor precarización. Muchas mujeres jóvenes tienen que aceptar trabajar en condiciones desfavorables porque no tienen opciones de empleos de calidad”, manifestó.

En el mismo sentido, se refirió que esta situación que se da en el mundo laboral, se suman “una serie de prejuicios y actitudes discriminatorias en general, que ponen a las mujeres en un lugar relegado en la sociedad”. “Por eso, cuando hay gente que se cae del mercado laboral, las mujeres jóvenes son el eslabón más débil“, destacó.

“La brecha que se da en todo el campo laboral, entre mujeres y hombres, se reproduce con más fuerza entre los índices de desempleo. Hay muchas mujeres que son sostén de familia y se ocupen solas de los hijos, y eso hace que también tengan que manejarse en la informalidad laboral y hacer diferentes actividades muy precarizadas para poder llevar algo de dinero a su casa”, ahondó.

Para revertir esta brecha, Donzelli apuntó que se debe trabajar en varios frentes. “Habría que tomar varias políticas de inclusión laboral que apunten a un trato igualitario sobre las licencias de maternidad y paternidad. También hay que generar políticas de empleo en general. Por más que tengamos leyes de cupos, esto no se va a revertir si sigue habiendo informalidad, porque las mujeres son la primera variable de ajuste“, subrayó.

“Pero, en el campo en el que hay que trabajar más fuertemente, es en materia de educación para eliminar las barreras culturales de la discriminación. Hay que dar una batalla cultural desde las instituciones y desde las organizaciones sociales y sindicales para derribar prejuicios“, concluyó.

Comentarios