Menor abusada en Tandil: “No quieren que declare”

En diálogo con El Marplatense, Maximiliano Orsini, abogado que representa a la familia de la menor, aseguró que la fiscalía “escucha al victimario y no a la víctima” al precisar que no se pretende realizar una Cámara Gesell en el caso ocurrido a mediados del 2016, cuando fue trasladada de urgencia al Materno Infantil. Para el letrado, se busca elevar a juicio la causa enfatizando “en el consentimiento de la adolescente”.

Por Redacción

sábado 22 de diciembre, 2018

La causa iniciada a mediados del 2016 por el abuso sexual seguido de un siniestro vial en la Ruta 226 a una menor de 13 años en Tandil fue elevada a juicio por estupro, un delito que contempla una relación sexual consentida entre un mayor de edad y un menor.

“Me violaron todos”, fue la frase que realizó Magalí al despertar del coma días después de lo ocurrido en el Hospital Materno Infantil, donde fue trasladada de urgencia en aquel entonces. Esa declaración en el nosocomio de la adolescente, actualmente de 15 años, no fue ampliada en la Justicia. En diálogo con El Marplatense, Maximiliano Orsini, el patrocinante de la familia de la joven acusa a la fiscalía de “no querer escucharla para no demostrar que se trató de un caso de abuso sexual infantil”.

La instancia que se solicita se llama “Cámara Gesell”. Es un mecanismo utilizado para distintos procesos judiciales. Se suele usar una habitación acondicionada por dos ambientes separados por un vidrio de visión unilateral, los cuales cuentan con equipos de audio y de video para la grabación de los diferentes requerimientos de la Justicia.

“Es un hecho lamentable que acaeció en la ciudad de Tandil, en el marco de una fiesta que se hizo en las afueras de la ciudad, donde una menor de edad fue abusada sexualmente, en primera instancia, y luego fue atropellada por un vehículo en la Ruta 226”, recordó el letrado, quien también se refirió al momento de que la nena fue trasladada, tras ello, al hospital Materno Infantil de Mar del Plata: “Al llegar al hospital, constatan la violación, le dan intervención a la Comisaría de la Mujer y comienza una investigación por abuso sexual infantil”.

“La menor fue trasladada a Mar del Plata, donde la madre, quien escuchó a la hija decir que la violaron todos”, puntualizó Orsini, quien agregó: “Ella recordaba, en parte, lo sucedido, pero la investigación fue avanzando muy lentamente en estos años, a pesar de los requerimientos realizados como particular damnificado”.

En este sentido, comentó que la causa “fue elevada a juicio por estupro, es decir que, para el fiscal, el doctor Gustavo Morey, fue una relación consentida por parte de la menor, lo cual es absolutamente erróneo de acuerdo a las constancias periciales que existen en la causa. Y principalmente porque nunca se la escuchó a la menor”. Según Orsini, “la fiscalía, mediante informes de psicólogos allegados a la fiscalía, entendieron que la menor no estaba en condiciones de declarar, claramente para no ser escuchada”. “No quieren que declare, que cuente realmente lo que pasó esa noche”, aseguró el abogado.

En tanto, garantizó que “la víctima está en condiciones de declarar”: “Quiere declarar, tiene temor de hacerlo en Tandil, pero quiere declarar”.

Al respecto, brindó detalles ante el pedido de cambio de calificación del caso: “Ante esta requisitoria de elevación a juicio por estupro, nos hemos opuesto y hemos solicitado el cambio de calificación a la misma calificación que sostuvimos de un principio que es abuso sexual infantil”.

“Entiendo que hay un análisis parcial y subjetivo de parte de la prueba incorporada a la causa, principalmente la prueba médica y física que fue verificada en el hospital, donde los médicos informan que hay una violación, es decir, un acceso carnal no consentido”, aseveró el representante legal de la familia.

A su vez, remarcó que “obviamente la estrategia de la fiscalía, que es más que nada defensista más que acusatoria, es no escuchar a la menor para que no se incorpore su relato a la causa, avalando los dichos de un psicólogo que dice que la menor no puede declarar porque puede ser revictimizada”. Acto seguido, siguió: “El fiscal toma declaraciones de los imputados y allegados, para decir que la relación fue consentida porque supuestamente vieron a la menor acompañada por uno de los imputados”.

Sobre este caso, aseguró que este accionar de los investigadores podría estar relacionado a “distintos sectores de poder” en Tandil, que están mencionados en el proceso: “Algunos concurrentes están vinculados a sectores del poder en Tandil, es cierto”.

“Las pruebas físicas son contundentes, pero lamentablemente a la menor no la dejan declarar, no se la quiere escuchar para encubrir a los reales autores de este hecho aberrante. No se escucha a la víctima pero si al victimario”, sostuvo Orsini, quien reconoció que se busca avanzar en la posibilidad de realizar la Cámara Gesell, pero fuera de la ciudad serrana: “Es viable que se haga en otro lado, estamos evaluando esa posibilidad ante la necesidad de que la menor hable”.

Por último, recordó que “ha sufrido amenazas el entorno familiar de la menor” para evitar que aporte “su verdad”.

 

Comentarios