Tragedia en Mogotes: Defensa Civil sigue trabajando en el derrumbe

Así lo confirmó su titular, Rodrigo Goncálvez, quien encabeza las tareas de prevención y remoción de escombros en la zona en la que los balcones de un edificio se desplomaron, matando a una mujer y su pequeña hija. “No habría ninguna dificultad para que los propietarios puedan volver a sus departamentos”, sostuvo.

Por Redacción

sábado 29 de diciembre, 2018

Personal de Defensa Civil sigue trabajando en el barrio de Punta Mogotes en tareas preventivas y de remoción, hasta tanto se pueda despejar parte de la calzada asfáltica en la que murieron este sábado por la tarde una mujer de 35 años y su pequeña hija de 3, al ser sepultadas por los escombros tras el derrumbe de los balcones de un edificio ubicado en la intersección de Puán y Acevedo.

Luego de que se realizaron los peritajes de rigor para determinar las causales del trágico suceso, personal de Bomberos procedió a retirar los cuerpos de madre e hija, que fueron identificadas como Agustina Ferro e India Luzardi, ambas oriundas de Mar del Plata. Una vez descartadas más víctimas bajo los escombros, los operarios de Defensa Civil comenzaron a despejar la calle.

“Los vecinos se desalojaron por su propia cuenta una vez sucedidos los hechos. Actualmente, no hay nadie en el edificio, que no denota ninguna cuestión más allá de la caída de los balcones. Hay gente de Planeamiento de la Municipalidad que ha aportado su visión profesional desde lo arquitectónico y la gente de Policía Científica también aportó lo suyo”, explicó Goncálvez a El Marplatense. Además, Camuzzi Gas Pampeana ya retiró los medidores del edificio y cortó el suministro preventivamente, y EDEA hizo lo propio con la energía eléctrica.

“En principio solo ha traído aparejado este desprendimiento de los balcones, que después se determinará a través de la Justicia cuales fueron las causales. Por el momento trabajamos para que ninguno de los desprendimientos que todavía quedan en altura de mampostería caiga y luego la administración del edificio tendrá que contratar a personal matriculado para hacer la constatación del lugar”, agregó.

Según, Goncálvez “no habría ninguna dificultad para que los propietarios puedan volver a sus departamentos”. Sin embargo, los cinco locales comerciales que están debajo de la estructura no van a poder desarrollar ninguna actividad por el momento.

“Se van a dejar los escombros sobre la vereda para que la gente no pueda circular bajo la estructura, por lo que van a estar imposibilitados de trabajar. Bomberos va a colaborar con los propietarios para bajar las persianas de los locales. Pero hasta tanto no se materialicen las acciones que tiene que llevar adelante la administración del edificio en remoción, la zona va a quedar perimetrada“, destacó.

El primer derrumbe se habría producido en el paredón que rodea la terraza del edificio y que, en su caída, arrastró a todos los balcones del segundo y primer piso. Personal de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) lleva adelante un corte de tránsito en la zona para que los efectivos afectados a las tareas de rescate y prevención puedan trabajar con tranquilidad.

El edificio, de apenas dos pisos, está en una zona muy transitada del barrio, a apenas una cuadra de la costa y del icónico “Pato de Punta Mogotes”. En la planta baja, hay diferentes locales comerciales, entre ellos una heladería con varias mesas en la vereda que también fueron alcanzadas por los escombros. Afortunadamente, al momento del derrumbe, estaban vacías.

Comentarios