Conmoción en Mogotes por la tragedia: "Se sintió como un atentado"

Tras el derrumbe de los balcones de un edificio de Acevedo y Puán, vecinos de la zona no ocultaron su estupor por el hecho que terminó con la vida de una mujer de 35 años y su hija, de 3. "Esto fue como si explotara una bomba", graficaron.

Por Redacción

domingo 30 de diciembre, 2018

Conmoción, estupor y angustia, son las sensaciones que aún sobrevuelan en el barrio Punta Mogotes, después de la tragedia que se suscitó durante la tarde del sábado y que terminó con la vida de una mujer de 35 años y su hija, de 3, al sufrir la caída de los balcones de un edificación.

Adriana es una de las vecinas que vive en uno de los departamentos del primer piso del edificio de Acevedo y Puán. Al recordar el impactante hecho, le comentó a Todo Noticias que estaba almorzando con su marido, que salió justo en el momento del desprendimiento de las estructuras y estuvo a muy poco de ser una víctima más. "Lo podría haber matado", aseveró.

"Lo sentimos como una explosión, fue como una bomba. Cuando pasó yo dije que había explotado el departamento porque se movió. Y después vimos que se cayó todo", declaró, y agregó: "Parecía como un atentado. Fue algo impresionante".

Hace 50 años que Adriana vive en Mogotes. Según lo que comentó, el edificio donde ocurrió la tragedia había sido construido para la misma fecha del mundial '78 que se disputó en Argentina, y tuvo como uno de sus escenarios principales al estadio José María Minella.

La esquina de la tragedia está en pleno centro comercial del barrio, siendo uno de los lugares más transitados durante la década del '80. Hoy, la zona comercial sigue mostrando una fuerte concurrencia de público, fundamentalmente en el verano.

Inclusive, por este aspecto, distintos testimonios coincidieron en señalar que el luctuoso hecho podría "haber sido mucho peor" si se desataba en otra franja horaria. "Esto pasó en horario de playa pero si ocurría a las 18 o las 19 estaríamos hablando de muchísima gente", aseguró Martín, uno de los trabajadores de la heladería que está a pocos metros del lugar.

También afirmó que, poco antes del derrumbe, su papá y otro empleado habían sacado las mesas de local que tenían sobre la calle. "Fue cuestión de segundos que no hayan terminado aplastados", aseveró.

Martín, al igual que otros vecinos, tampoco ocultó su sorpresa por las características de la estructura. "Esto era pura piedra y escombro pero no había ningún fierro o algo como para sostenerlo", señaló.

Por estas horas, los vecinos del lugar permanecen con los servicios del gas y luz cortados, y no avizoran mayores respuestas sobre su reanudación. "No tenemos una respuesta definida de cuándo se va a solucionar esto. Sólo un delegado municipal del Puerto nos vino a avisar que no podíamos abrir por cuestiones obvias", reconoció, y cuestionó: "Nos dijeron que iban a poner un techo de obra pero no pusieron nada y había unos carteles de precaución pero también los corrieron".

Agustina Ferro, de 35 años, e India Luzardi, de 3, resultaron las víctimas fatales del derrumbe de los balcones. En el momento del hecho, también se encontraba la pareja de la mujer, que no pudo hacer nada para evitar el desenlace.


 

Comentarios