Por Roberto Garrone

Mar del Plata condenada a la falta de trabajo

La reunión del Presidente con la pesca nacional no arrojó resultados alentadores. Desde el gobierno no fomentan ni incentivan la captura y procesamiento de pescado fresco para reactivar los frigoríficos con baja actividad.

domingo 20 de enero, 2019

La reunión del presidente Macri con los protagonistas de la pesca nacional, esta semana en Puerto Madryn, dejó, además del anuncio del fondo de financiamiento para la renovación de la flota, la sentencia de que al gobierno nacional no piensa en alternativas para que la industria pesquera genere trabajo en Mar del Plata.

“Por cada tonelada de filet de merluza procesada en tierra pierdo 200 dólares”, le dijo Antonio Solimeno al Presidente. El principal empresario pesquero marplatense, al menos hasta que lleguen los nuevos barcos de “Pototo” Moscuzza, resumió en una frase la realidad que atraviesa el sector industrial vinculado al procesamiento de pescado fresco en el puerto local.

La plata que “Tony” pierde con sus buques fresqueros para darle trabajo a sus obreros registrados bajo convenio, la gana con los barcos factoría. Una tonelada de la misma especie, congela a bordo del “Navegantes”, tiene una rentabilidad que se multiplica casi por cinco.

La tonelada de merluza que Solimeno procesa en tierra y a bordo de sus buques congeladores tiene el mismo reintegro y un dólar de diferencia el derecho de exportación. 3 y 4 dólares respectivamente. Lo mismo ocurre con el langostino entero capturado a bordo, la cola de langostino congelada y esa misma cola pelada y desvenada.

La delegación de Mar del Plata que acudió a la reunión intentó volcar sobre la mesa de debate la necesidad de aplicar incentivos para el producto elaborado en tierra de aquel que se procesa a bordo, de modo de despabilar de la siesta los miles de puestos dormidos que habitan las plantas de procesamiento. Ambos productos van al mismo mercado, con lo cual las asimetrías de costos son imposibles de maquillar.

Las pocas ilusiones con que los industriales asistieron a la cita con Macri se desvanecieron luego de la presentación del plan de financiamiento para la renovación de flota, el cual todavía espera que se oficialice el borrador de Decreto que circuló en la previa de la reunión.

“Estamos en un proceso de ordenamiento fiscal”, les dijo Macri para abortar cualquier chance de revisión, tanto de los derechos como de los reintegros. Pero si realmente quisieran reactivar el empleo en la pesca marplatense no es muy compleja la ecuación a resolver.

Alcanzaría con reestructurar el esquema actual. Elevar derechos o limar reintegros para los productos congelados a bordo y disminuirlos para el pescado procesado en tierra o aquel que suma mayor valor agregado y tiene baja rentabilidad como el langostino pelado y desvenado, o directamente pierden plata como con la merluza.

Mientras Oscar Fortunato sea el representante del Poder Ejecutivo en el Consejo Federal Pesquero, aunque en realidad represente a los intereses de las empresas integradas con barcos congeladores, atender las necesidades del empleo en Mar del Plata seguirá siendo una cuenta pendiente

Imitando el compromiso asumido por el ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquis en su último encuentro con referentes de la pesca en el Consorcio, el ministro de Producción, Dante Sica, ofreció planes REPRO para las empresas en crisis.

Los puertos patagónicos gozan los mayores beneficios de la sobreabundancia de langostino con récords de desembarque y generación de puestos de trabajo con el reproceso mínimo para exportar cola de langostino en bloque para reprocesar en terceros países.

En Mar del Plata los que pueden van en busca de esa fiesta lejana. No es difícil habilitar una pequeña sucursal que genere trabajo en las calles del puerto. Pero el mejor equipo de los últimos 50 años no piensa en reactivar el trabajo, sino mitigar su falta con subsidios.

Aclaración: los conceptos vertidos de quienes opinan son absoluta responsabilidad del firmante.

Comentarios