"La respuesta penal al problema social solo agrava la problemática"

Lo sostuvo a El Marplatense el juez de garantías, Juan Tapia, al brindar su mirada sobre el proyecto que busca revitalizar el Gobierno para bajar la edad de imputabilidad de los menores. "El discurso punitivo y de segregación y exclusion hacia el otro hoy parece tener un respaldo mayoritario", advirtió.

Por Redacción

miércoles 23 de enero, 2019

El titular del Juzgado de Garantías N°4, Juan Tapia, sumó cuestionamientos al proyecto que el oficialismo busca revitalizar en el Congreso para bajar la edad de imputabilidad y sostuvo que las "respuestas penales a los problemas sociales" solo otorgan un mayor complejidad al escenario delictual.

En medio de la polémica por el proyecto, el magistrado advirtió que "los discursos que proponen un aumento de la penalidad y el castigo como salida" son los que hoy parecen contar con un "aval de gran parte de la población".

Tapia atribuyó este respaldo por el "miedo al delito" que se instala en parte de la sociedad pero, ante ello, también insistió en que se "construyen realidades que no se ajustan a las estadísticas", después de hacer mención de la baja incidencia que tienen los menores en el total de los delitos cometidos. "El porcentaje es insignificante en términos estadísticos", ratificó.

El titular del Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil N°2 de Mar del Plata, Néstor Salas, se había expresado en la misma sintonía con Radio Mitre Mar del Plata y afirmado que esa cifra sólo ascendía al 7 por ciento. “No creo que la baja de la edad tenga un efecto en cuanto a la disminución de la delincuencia juvenil", coincidió.

Por su parte, Tapia insistió en que "el discurso punitivo y de segregación y exclusión hacia el otro" se puede traducir en importantes riesgos vinculados con la violación de distintos derechos humanos que están contemplados en la Constitución y tratados internacionales.

El juez de Garantías reconoció que debe modificarse la Ley Penal Juvenil porque la normativa tiene su origen en la dictadura pero cuestionó que la discusión se "empantane" en la baja de la edad de la imputabilidad. "Un joven de 15 o 14 años que está cometiendo un delito en vez de estar con la familia, lo que pone de manifiesto en realidad son las falencias sociales del Estado y de otra serie de derechos", analizó, y sentenció: "Cuando a un problema social se propone una respuesta penal, evidentemente lo que se hace es agravar la problemática".

Además, el magistrado señaló que la situación que atraviesa a los institutos de menores "no dista de las falencias" que se advierten hace tiempo en las cárceles para mayores. "Hay altas tasas de suicidio y de violencia", remarcó, y concluyó: "Pensar en aumentar la cantidad de jóvenes que ingresan a la unidad penal sin buscar alternativas previas seguramente aumentará el estigma y consolidará la trayectoria criminal de ese joven hacia la comisión de delitos", concluyó.

 

 

 


 

Comentarios